Esta noche hay lluvia de estrellas Oriónidas y así puedes verla

Algunas recomendaciones de la NASA para ver una de las mejores lluvias de estrellas del año.
(Imagen: Wikimedia Commons)

Este 21 y 22 de octubre se podrá observar la lluvia de estrellas Oriónidas: la segunda de este mes, después de las Dracónidas, y considerada por muchos una de las más bellas del año. Estas son observables a mediados de octubre cada año, y son consecuencia del paso del cometa Halley.

Durante la noche de este martes y miércoles podrás observar la caída de los meteoritos, siempre y cuando esté despejado y te encuentres en una zona con poca contaminación luminosa (si vives en la Ciudad de México, por ejemplo, es más fácil observar las lluvias de estrellas desde las partes altas). Como el nombre lo indica, las Oriónidas parecen surgir de la constelación de Orión, por lo que esa es la zona a la que habrá que mirar.

La NASA recomienda prepararse con un sleeping bag, una cobija o un camastro para recostarse a mirar al cielo. Si estás en el hemisferio norte de la Tierra, tus pies deben mirar hacia el sureste; si estás en el hemisferio sur, tus pies deben mirar hacia el noreste. En menos de 30 segundos de permanecer en la oscuridad, tus ojos se adaptarán para empezar a observar.

La mejor hora para observar la lluvia de estrellas Oriónidas es entre las primeras horas de la madrugada de este 21 y 22 y antes del amanecer de los días 22 y 23.

¿Qué son las Oriónidas?

Las Oriónidas son, literalmente, pedazos de escombro del cometa Halley (que pudo observarse desde nuestro planeta en 1986 y volverá a ser visto en 2062), y podemos verlas cada vez que la Tierra pasa por esa zona.

(Imagen: NASA)

La NASA señala que las Oriónidas son conocidas por su brillantez, así como por su velocidad: son bastante rápidas y viajan a una velocidad de 66 kilómetros por segundo hacia la atmósfera terrestre. Además dejan una estela conformada por fragmentos incandescentes, que son lo que podemos observar durante unos segundos, o volverse bolas de fuego que lucen como explosiones de luz prolongadas.