Tienen todo lo que necesitas para protagonizar la fiesta.

Ya no busques. En serio: ya no busques más si lo que necesitas son bocinas portátiles de precio accesible, que puedan conectarse a tu smartphone o computadora portátil.

Probamos las bocinas Sony SRS-XB31, SRS-XB21 y SRS-XB41 y podemos decirte que este combo es más que suficiente para amenizar cualquier tipo de fiesta, sin importar si estás dentro de un departamento, en el bosque o incluso la playa.

Código Espagueti

Aunque seamos serios, no todo es perfecto

En general, ambas bocinas suenan fuerte (en especial las SRS-XB41, que son más grandes y cuentan con bajos mucho más profundos que sus hermanas menores, las SRS-XB31), pero si algo nos molesta un poco, es la dificultad de conectarlas para crear un sonido mucho más contundente a través del Wireless Party Chain.

Sony recomienda bajar dos aplicaciones (Sony Music Center y Fiestable) para sacarle el máximo jugo a tus bocinas, ya que sin estas, emparejarlas para expandir el sonido es casi imposible.

Si bien ambas apps funcionan bien para ecualizar el sonido de cada bocina, agregar efectos jocosos para sentirte Skrillex o incluso controlar la forma en la que sus luces estroboscópicas, las de las bocinas o la lineal de colores, prenden y apagan (automáticamente estas son controladas por el ritmo de la música), los pasos para emparejar la SRS-XB41 con la SRS-XB31 realmente fueron confusos y difíciles de seguir.

La mayoría de la gente preferirá conectarse solo a una bocina vía Bluetooth, que tener que pelear con la interfaz de enlace inalámbrico de varias bocinas (la función soporta hasta diez dispositivos conectados).

Código Espagueti

Sonido fuerte, aún cuando tienes solo una bocina encendida

Incluso sola, la SRS-XB31 suena muy bien y llena casi cualquier habitación con sonido bien ecualizado y robusto.

La pila de cada una dura bastante y para recuperar su autonomía, solo basta con conectarla a una toma eléctrica a través de un cable micro-USB.

Pesando casi 900 gramos, esta bocina se vende por separado, pero funciona bastante bien si la emparejamos con su “hermana mayor”, que suena más fuerte y ofrece mejor rendimiento.

Por si sola, la SRS-XB31 trabaja muy bien e incluso ofrece soporte para Google Assistant y Alexa, pero lo que hará que realmente te enamores de esta cosa, es su diseño, que, similar al SRS-XB41, no busca innovar, sino permanecer allí, como parte de la decoración de tu casa, sin destacar, pero sin dejar de ser completamente útil para cubrir tus necesidades.

Funciones extra que se agradecen

Ambos dispositivos cuentan con carga alámbrica de teléfonos, así que si te falta pila en tu iPhone o Android, puedes usar la bocina para evitar que la música deje de sonar.

También son resistentes al agua y al polvo e incluso son lavables, lo que está bien si consideramos que en la playa o en una fiesta, una de las cosas más comunes, son los derrames de algunos líquidos.

Ambos aparatos también cuenta con controles físicos que ayudan a gestionar las acciones de las mismas. Con ellos subes o bajas volumen, apagas o enciendes la bocina o activas el emparejamiento Bluetooth.

Código Espagueti

El diseño no es elegante, sino discreto

Ninguno de los dos diseños de estas bocinas es llamativo y, de hecho, en tiendas, lucirán medio “meh”, pero cuando trabajan y echan por todos lados luces, tanto la SRS-XB31 como la SRS-XB41, funcionan bien como accesorio para una buena reunión, por pequeña que sea.

Cabe mencionar que estos productos no son de ninguna manera de gama alta y en cuestión de innovaciones técnicas, son algo… “tímidas”, por lo que al comprar una de estas bocinas, no obtendrás más que un buen sonido, conectividad inalámbrica NFC o Bluetooth y un show de luces que, en reuniones más grandes o al aire libre, podría pasar desapercibido.

Sin embargo, es este diseño discreto y sencillo, lo que hace que estos dispositivos sean cómodos de transportar y usar.

La SRS-XB31 pesa casi 900 gramos, mientras que la SRS-XB41 tiene un peso de casi kilo y medio debido a que es físicamente más grande.

Juntos, el SRS-XB41, el SRS-XB31 y el hermano menor, el SRS-XB21, combinan muy bien, pero con lo difícil que es emparejar una bocina con otra, muchos usuarios acabaran usando solo una de las tres opciones (muy seguramente, la SRS-XB41).

Lo bueno
  • Excelente vida de batería (Entre 22 y 27 horas por carga)
  • Buen sonido
  • Bajos profundos
  • Niveles de volumen bastante altos
  • Diseño sencillo pero funcional
  • Conectividad inalámbrica
  • Precio decente (para lo que ofrecen)
Lo malo
  • Emparejar una con otra es difícil
  • La app es limitada y no es intuitiva
  • Faltan más opciones de personalización de audio
Veredicto

Código Espagueti

Hay bocinas más poderosas y otras mucho más caras que las que ofrece Sony, pero cuando de disfrutar música en casa (o durante un campamento) se trata, la familia SRS-XB entrega justo lo que necesitamos, ni más ni menos.

Estas bocinas no quieren innovar ni encontrar ningún hilo negro, sino entregar una experiencia de audio sólida y confiable.

El show de luces es un plus que se agradece y lo sólido de su conexión Bluetooth con nuestros dispositivos también ayuda bastante a darles una buena calificación a estas bocinas.

Sin embargo, si de los tres modelos (SRS-XB41, SRS-XB31 y SRS-XB21), solo quieres comprarte uno, recomendamos el mayor, el SRS-XB41, ya que este tiene la mejor autonomía, sonido y calidad de bajos, de los tres.

Sony SRS-XB41, SRS-XB31 y SRS-XB21

Dimensiones: SRS-XB41: 291 mm x 104 mm x 105 mm / SRS-XB31: 231mm x 87mm x 81mm. / SRS-XB21: 193 x 72 x 65 mm

Peso: SRS-XB41: 1.44 kilos / SRS-XB31: 890 gramos / SRS-XB21: 530 gramos

Conectividad: Bluetooth 4.2, NFC.

Autonomía: Entre 12 y 27 horas.

Software: Sony Music Center (para Android y iOS) y Fiestable

Precios: SRS-XB41 $3,974.00 / SRS-XB31 $2,999.00 / SRS-XB21 $2,699.00

Ver más
Otras reseñas