¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Donald Trump prohibe usar teléfonos Huawei y ZTE en agencias federales

La administración Trump no deja en paz a Huawei, y ahora también ataca a otras empresas de origen chino.

Después de un supuesto análisis de peligros, la administración Trump anunció de manera oficial que todas las agencias federales de Estados Unidos tienen prohibido comprar dispositivos, usar equipos y obtener servicios de Huawei y otras compañías de origen chino. El equipo de Trump indica que la decisión es por “seguridad nacional”. La noticia fue dada a conocer al público por Jacob Wood, portavoz de la Oficina de Administración y Presupuesto de la Casa Blanca, quien también liberó un informe detallado, donde indican que la medida busca “reprimir la tecnología de origen Chino por el temor de que ésta podría vulnerar la seguridad nacional”.

La nueva prohibición comenzará a estar vigente a partir del 13 de agosto, y, además de afectar a Huawei va explícitamente contra ZTE, Hytera e Hikvision, compañías señaladas por la administración Trump de potencialmente ayudar al gobierno chino a espiar a sus opositores.

Jacob Wood indicó que el gobierno otorgará exenciones a algunas dependencias, que tengan contratos activos con Huawei, ZTE, Hytera e Hikvision, pero siempre y cuando un análisis determine que esos contratos no representan una amenaza para la seguridad nacional.

Después de que se dio a conocer la noticia, Chase Skinner, portavoz de Huawei, declaró:

“Esta noticia no fue inesperada. Esta disposición no hará nada para garantizar la protección de las redes y sistemas de telecomunicaciones de EE.UU. Y, más bien, es una barrera comercial basada en el país de origen de las compañías afectadas, invocando acciones punitivas sin ninguna evidencia de haber actuado mal. En última instancia, serán los ciudadanos rurales de los EE. UU. los que se verán afectados negativamente, ya que las redes que utilizan para la conectividad digital dependen de Huawei”.

Desde que comenzó el pleito comercial entre Huawei y Donald Trump, Huawei ha  negado cualquier intención de espiar a los ciudadanos de Estados Unidos, además de negar su cercanía con el gobierno chino.