El actor no está de acuerdo con la manera en que se ha tratado al héroe legendario en la nueva trilogía.

A pesar de ser presentado en los años setenta como una nueva estrella juvenil, es decir un niño guapo con look hippie que podría tener futuro en el cine romántico, en el fondo Mark Hamill siempre fue un nerd.

En una entrevista para Vanity Fair, donde también se presentaron nuevas fotos del próximo episodio de la saga, se descubre un poco más de la personalidad de Hamill, que es presentado como un coleccionista de cómics, amante de la parafernalia relacionada con los monstruos de Universal, un fan de las criaturas diseñadas por el experto en efectos especiales Ray Harryhausen, así como un apasionado coleccionista de juegos de mesa clásicos y de todo el merchandising relacionado con The Beatles (con razón su eterno look de peinado con forma de cazuela).

“Si no hubiera participado en Star Wars, estoy seguro que habría estado allí desde el primer día, habría ido a ver la primer proyección sin duda”, dice Hamill en la entrevista.

Justo por ser un fan muy clavado, Hamill afirmó en la entrevista que no está de acuerdo con la forma en que han tratado a Luke en la nueva trilogía. Incluso recordó que, la primera ocasión que leyó el guión de The Force Awakens, no quedó contento por la casi nula participación de Luke. También señaló que mientras leía ese guión pensaba formas de presentar a Luke, y le decepcionó que no se apareciera para ayudar a Han Solo.

Mark Hamill quería que Luke le diera una lección a Kylo desde el episodio VII

De hecho Mark cree que, gracias al poder de la Fuerza, Luke podría sentir que sus amigos estaban en peligro, y salir de su exilio para intentar salvar a Han y a los rebeldes. Es decir, la idea de Hamill es que Luke llegara tarde a detener a Kylo Ren, pero por lo menos intentara salvar a su amigo. La segunda opción de Hamill era que Luke se presentara a la mitad de la pelea de Kylo Ren y Rey. Se supone que Kylo es un sith temible, con años de entrenamiento, por eso era factible que Rey no tuviera oportunidad de ganar al enfrentarlo. Así, cuando Kylo Ren estuviera a punto de acabar con Rey, Luke llegaría para salvar el día, humillando a Kylo y dejándolo vivir únicamente por ser el hijo de su hermana… Pero J. J. Abrams ni estuvo interesado en escuchar sus propuestas.

Ahora, a unos meses del estreno de Star Wars: The Last Jedi, Mark Hamill reveló que una vez más no le gustó cómo tratan a Luke en el guión de la película, y no se quedó con las ganas de decírselo a Rian Johnson, el director y guionista de la nueva película de la franquicia.

“Tuve que decirle a Rian: Estoy en desacuerdo fundamentalmente con cada una de las decisiones que has tomado para este personaje [Luke Skywalker]. Ahora, una vez dicho esto, lo he sacado de mi pecho y mi trabajo es hacer lo que tú haz creado y hacerlo lo mejor posible, para hacer real tu visión tal y como tú quieres”, reveló Hamill.

A pesar de no estar de acuerdo con la manera en que tratan a Luke, Hamill señaló que tiene el máximo respeto por Johnson y J. J. Abrams, y al final quedó satisfecho con el resultado final de ambas películas. Aunque cree que le hubiera gustado darles un par de ideas sobre como entiende la psicología del personaje.

“Tengo miles de ideas [sobre Star Wars], la mayoría probablemente terribles, pero, sólo por la ley de promedios, de todas ellas quizás sólo podría extraerse una o algo así, que ayudaría a mejorar la experiencia para los fans”, recalcó el abuelito Hamill.

¿Hubiera sido buena idea tomar en cuenta las ideas de Hamill?

Actualización (2:12 p.m.):

Mark Hamill ya respondió a la polémica de su disgusto y en Twitter aclaró: “Yo estaba, como casi siempre, equivocado”. Además, en su mensaje incluyó el hashtag #WaitForVII (Esperen por el VII), así que podemos dar por terminada la controversia. Ya veremos dentro de unos meses si el Luke del Episodio VII está a la altura de las expectativas.

fuente Vanity Fair

temas