Tus peores pesadillas no se comparan con estas imágenes captadas en Brasil.

Polilla bebiendo lagrimas

(Science Magazine)

La humanidad nunca podrá agradecer el trabajo que hacen los grandes insectos polinizadores como las mariposas o las abejas, su labor es tan necesaria como fascinante. Pero, la hermosura de su naturaleza benéfica sólo puede ser comparada con lo extraño de sus costumbres. Como el hecho de que consuman las secreciones oculares de otros animales.

Las mariposas son fanáticas de beber las lágrimas de los cocodrilos mientras estos toman el sol y las abejas gustan de sorber las lágrimas de algunas tortugas. Se sabe que a estos insectos también les gusta beber las secreciones oculares de las aves, aunque la actividad de estas los hace victimas menores de sus lengüetadas. Sin embargo, esto sucede y ahora esta captado en video.

En noviembre de 2017, el ecologista Leandro Moraes del Instituto Nacional de Investigación Amazónica, en Manaus, Brasil, estaba en medio de una expedición de investigación en el centro de Amazonia cuando vio algo extraño: un ave conocida como hormiguero barbinegro (Hypocnemoides melanopogon) descansando en una rama con una polilla de la especie Gorgone macrea, parada en el cuello del pájaro.

Como pueden ver en las imágenes, la mariposa nocturna estaba sondeando uno de los ojos del ave con su trompa y parecía estar bebiendo de ella. “Unos 45 minutos más tarde, Moraes se encontró con una polilla diferente bebiendo del ojo de otro hormiguero barbinegro que estaba dormido”, explica la revista Science, quien dio a conocer el vídeo.

Esto solo podía ocurrir en la noche, cuando el metabolismo de las aves disminuye. Moraes cree que las polillas adquieren nutrientes como el sodio y las proteínas de las lagrimas.

fuente Science Magazine

temas