Todo indica que el descenso fue muy “duro” y hubo algunos daños.

Luego de varios retrasos, hoy por la mañana SpaceX lanzó su cohete Falcon 9 con la misión de llevar la cápsula Dragon con suministros a la Estación Espacial Internacional. El despegue fue un éxito, sin embargo, la compañía fundada por Elon Musk también tenía preparado un experimento: lograr que el cohete descendiera de forma contrala sobre una plataforma flotante en el Océano Atlántico.

La prueba era de una complejidad elevadísima, e incluso el mismo Musk aceptó que sólo había un 50% de probabilidades de que la maniobra tuviera éxito. Desafortunadamente, el aterrizaje no funcionó, o al menos no como se esperaba.

La plataforma de SpaceX sobre el mar
La plataforma de SpaceX sobre el mar

Al parecer el descenso fue demasiado brusco, causando algunos daños. Por ahora no hay mucha información al respecto, salvo que la Elon Musk ha dado a conocer a través de su cuenta en Twitter: “El cohete llegó a la plataforma, pero tuvo un aterrizaje muy duro. Estuvo cerca, pero no hay cigarro esta vez. Un buen augurio para el futuro de todas formas”.

El experimento de SpaceX es de gran importancia para el futuro de las misiones espaciales, pues la idea es que los cohetes puedan reutilizarse. De conseguirlo, esto reduciría significativamente los costos.

No hay un video en el que se pueda ver lo que sucedió durante el regreso del Falcon 9, pues Musk señaló que las condiciones de poca iluminación y mucha bruma en el mar no permitieron obtener una buena grabación. Si quieren ver el despegue del cohete, a continuación les dejamos un clip publicado hoy por la NASA:

vía The Verge

temas