Este cortometraje nos presenta un símbolo de la civilización consumido por la naturaleza.

Creado en el Instituto de Animación, Efectos Visuales y Postproducción Digital de la Filmakademie Baden-Wuerttemberg, este es el trabajo de graduación de Roman Kaelin, Falko Paeper y Florian Wittmann, estudiantes de la misma academia.

Esta animación, que ha recorrido festivales por todo el mundo, parece una fantasía de los ambientalistas, donde una rata muerta detona una explosión de la naturaleza que arrasará –para empezar– con una de las ciudades más importantes del mundo.

La animación, combinada con un time-lapse de la ciudad, resulta un trabajo impresionante, que no sólo es apreciable visualmente, sino que nos deja ver el nivel de animación que ya se trabaja en el nivel universitario.

fuente Crave