El artista japonés Nobumichi Asai es un experto en la técnica de video mapping, que consiste en proyectar con exactitud imágenes sobre alguna superficie. En su más reciente proyecto, Asai decidió ir un paso más allá y probar utilizar un rostro humano como “lienzo”.

Para conseguir el efecto deseado, primero fue necesario escanear la cara de la modelo y luego incluir unos pequeños marcadores para monitorear el movimiento de la cabeza. Gracias a este sistema es posible proyectar imágenes con precisión sobre el rostro, desde una máscara que simula maquillaje, hasta una espectacular animación.

¿Se imaginan algo así en una obra de teatro, un concierto o un desfile de modas?