Hasta vergüenza debe darnos ver que una tortuga se la pasa tan bien y uno se la vive estresado todo el tiempo. 

Algunos nos hemos dejado impresionar con el ritual sexual de las tortugas, pero jamás nos habíamos topado con una tortuga cuyo canto guerrero fuera “wow” al puritito estilo de Barry White.

Si uno se fija bien en el video, esta tortuga narcisista, al verse reflejada en la ventana, grita “wow” tantas veces que se queda trabadísima, tal vez en señal de aprobación a su masculinidad.

Pero ya, en serio, lo más melancólico del cuadro es ver a una tortuga desplazada en segundo plano, visiblemente triste. La verdad es que luego de reírnos un rato, sólo nos queda ponernos de pie y a aplaudir la felicidad de esta longeva especie.

vía SPLOID

fuente ViralHog