The OceanMaker es un extraordinario corto animado que nos muestra las perspectivas de un mundo distópico en el que los mares se han secado y la lluvia ha dejado de caer sobre la tierra.

Siguiendo todo lo que indica que en el futuro los humanos pelearán cada vez más por el agua, este corto de Martell Animations cuenta la historia de una joven piloto que busca encontrar una solución permanente a la escasez del preciado líquido: en medio de peleas aéreas entre piratas del futuro por atrapar lo poco de agua que todavía hay en algunas nubes solitarias, esta piloto intentará hacer llover. Lo que se pone aquí en juego es básicamente la premisa de toda la destrucción ecológica: el hombre tiende a ver más por lo inmediato guiado por un egoísmo asesino, obtuso y autodestructivo. Ni el desolador panorama de un pasado aleccionador parece cambiarlo en este sentido. Pero no todo es gris aquí porque siempre habrá algún valiente que piense distinto… y que estará dispuesto a sacrificarse por el resto, despreciable, de los hombres.

Escrita y dirigida por Lucas Martell (que ya nos había traído antes el muy viralizado Pigeon: Impossible), esta breve película tiene todos los elementos condensados de un excelente relato de ciencia ficción con sus escenarios futuristas oscuros, algunos elementos de bioingeniería y viejas tecnologías reutilizadas en un contexto de supervivencia generalizada. El corto se estrenó en SXSW y ha desatado bastante interés hasta ahora.

Con el pronto estreno de Mad Max: Fury Road que va más o menos por la misma premisa, no deben perderse este brillante retrato de un futuro terrible que cada vez se huele más cercano. Que lo disfruten.