FuzzyWoble nos enseña cómo construir esta adorable máquina de la nostalgia.

¿Estás cansado de que youtube anime tus fiestas? No busques más. El genio de FuzzyWobble ha encontrado la solución: transformar un viejo teléfono de monedas en un verdadero boombox. Así como lo lees: una de esas antiguas radiocaseteras que levantarlas sobre tu cabeza eran ya una prueba suficiente de amor.

En su último video, el autoproclamado alquimista digital ha encontrado la manera de hackear un antiguo teléfono de monedas para grabar en él canciones de los noventa. Para construir esta improvisada máquina de la nostalgia, FuzzyWoble abrió el mecanismo del teléfono y lo pimepeó con un procesador Arduino Mega y otros componentes, como bocinas Adafruit y un amplificador que hacen que el teléfono suene exactamente como una grabadora.

Lo maravilloso de este cachivache es que además el teléfono posee un sensor que lo hace sonar cada vez que alguien camina frente a él. Una vez que la persona contesta, el aparato está programado para recitarte sus instrucciones: cómo seleccionar las canciones precargadas en su memoria.

Al lado del teléfono, conectado por un cable de acero, cuelga un librito de plástico en el que se especifican las rolas (en los noventa no había canciones, había rolas) que el teléfono puede tocar, así como el código que debes marcar para oírlas. El resto es adentrarte en el dulce, empalagoso, corazón de los noventas de la mano de—¡así es!— grupos como Semisonic, Sugar Ray, Chumbawumba, los Vengaboys, y muchos pero muchos otros más: la prueba viviente de que ya no te coces al primer hervor y de que tu educación sentimental quedó atascada irremediablemente al otro lado del milenio.

En caso de que quieras construir tu propio teléfono de monedas-grabadora, FuzzyWoble ha subido un video en el que te explican paso a paso cómo hacerlo.

vía The Next Web

fuente FuzzyWobble (YouTube)