No son el principio, pero sí son el fin: los gatos son la Muerte misma escupiendo pelos… Este es el más perfecto asesino de la Naturaleza, la entropía hecha ternura.

Música: 4. Allegro con fuoco – Sinfonía no. 9 en mi menor “Del nuevo mundo”, Antonín Dvořák