El caso de espionaje de la NSA todavía lejos de superarse y para recordárnoslo, un grupo de activistas de la Electronic Frontier Foundation, Greenpeace y Tenth Amendment Center, realizaron una ingeniosa protesta en las instalaciones de la propia agencia.

Fue así que con motivo del primer informe de transparencia de la NSA, el pasado viernes 27 de junio un dirigible de 40 metros sobrevoló uno de los mayores centros de datos de la agencia, ubicado en las cercanías de Buffdale, Utah. La aeronave incluía una enorme flecha color azul que apuntaba hacia abajo, y un mensaje en el que se leía: “NSA, espionaje ilegal debajo” y la dirección del sitio StandAgainstSpying.org.

Y aunque uno podría pensar que se trató de algo ilegal, lo cierto es que las restricciones de seguridad en el centro de datos no aplican al espacio aéreo, así que todo se mantuvo dentro de la ley. Qué mejor forma de protestar en contra de la vigilancia masiva, que hacer que el propio vigilante se sienta vigilado.