Parece la pistola con la cual podrías desintegrar a toda esa gente que odias. 

Basta con ver los rayos eléctricos que produce la bobina para sentirte parte de alguna película futurista o como uno de los Cazafantasmas. Y aunque uno siempre sueña con tener una cosa así para deshacerse de su maestra de matemáticas o su profesor de etimologías, la electricidad no puede dirigirse e incluso uno podría salir lesionado, pero sólo por sentir su poder no me preocuparía tener un par de quemaduras.

Por desgracia no es una cosa que se pueda conseguir en el súper o en una juguetería. Pero, indiscutiblemente, esta bobina demuestra una vez más la genialidad de Nikola Tesla, uno de nuestros héroes personales.

vía SPLOID

fuente SmarterEveryDay (YouTube)