Solar Echoes es el título del último álbum de Nigel Stanford, quien para promocionar el sencillo Cynamics, decidió grabar un video muy especial inspirado por la ciencia.

En el clip se muestran algunos increíbles experimentos en los que se juega con el sonido y su relación física con otros elementos, como agua, fluidos ferromagnéticos, una esfera de plasma y hasta una bobina de Tesla. A pesar de que algunas secuencias pueden parecer animaciones por computadora, todo lo que se muestra en el video es real.

Eso sí, en algunos casos Stanford se apoyó en ciertos trucos, como sincronizar los cuadros por segundo a los que graba la cámara con la velocidad a la que vibra una bocina, y así poder simular que un líquido se suspende en al aire. Todos los detalles detrás del proceso de grabación de Cynamics pueden encontrarse en la página web del artista.

Ah, y si lo suyo no es la música electrónica, siempre podrán bajarle al volumen y quedarse únicamente con el video. Créanme que vale la pena.