China es el gran mercado en que muchas compañía tecnológicas de occidente tienen puesto el ojo, incluyendo a Facebook. No es casualidad que el pasado miércoles Mark Zuckerberg haya estado en una sesión de preguntas y respuestas en la Universidad Tsinghua, en Pekín.

Lo que sí sorprendió a todos, es que el CEO de Facebook respondiera casi media hora de preguntas en un fluido chino mandarín, algo que la audiencia aplaudió en varias ocasiones. El propio Zuckerberg se disculpó por su “terrible” chino y dijo que había aprendido gracias a la ayuda de su esposa, Priscilla Chan, nacida en Estados Unidos pero de padres chinos.

Durante la plática Zuckerberg habló de los esfuerzos de su compañía de llevar el acceso a Internet a más países por medio del proyecto Internet.org, además de expresar su admiración por la cultura china, y de hablar sobre empresas como Xiaomi, a la que describió como “muy innovadora”.

A pesar de que desde hace años el acceso a Facebook está bloqueado en territorio chino, Mark Zuckerberg señaló que ellos ya están en China, pues según él, la red social ha “ayudado a las compañías chinas a incrementar sus clientes en el extranjero a través de anuncios en Facebook”. Bueno, hablar su idioma ya es un buen primer paso para abrirse camino en el gigante de oriente.