En países en donde los lagos congelados no son comunes, escuchar el sonido de una piedra deslizándose puede ser impresionante.

Digamos que es tu primera vez frente a un lago congelado. Naturalmente, lo primero que haces es lanzar una piedra para que rebote en varias ondas, el resultado será algo muy distinto de lo que esperabas.

El sonido como de “pistola láser” es producido por un fenómeno acústico peculiar. La superficie del lago actúa como un plato de metal, la piedra al chocar envía ondas curvas de sonido. Las ondas cortas (las que se perciben con sonidos “altos”) viajan más rápido, por lo que la percepción del sonido es bastante agudo. La distancia es un factor fundamental, pues si lanzaras la piedra cerca del lugar en el que estás parado, las ondas viajarían poco y escucharías un simple “plomp”, en lugar del inesperado “pew-pew” que se oye a la distancia.

Este video pertenece al canal de Cory Williams, quien se mudó a Alaska desde hace unos meses y documenta todo lo que puede de su vida en ese lugar. Como novato frente a los lagos congelados, su reacción está llena de asombro (el experimento del lago comienza en el minuto 3:35).

vía Live Science

fuente DudeLikeHELLA