Esta película de 30 minutos fue producida por Whirlpool Corporation en 1952. En medio de la utopía tecnología posterior a la Segunda Guerra Mundial, se entiende la liberación de las mujeres como una mejora de electrodomésticos.

Este video de los años cincuenta presenta algo común en el siglo XX. Se hace una parodia de la emancipación de las mujeres con el propósito de vender. Incluso ahora es común ver a la publicidad tomar este camino.

Por otro lado, pone en perspectiva un tema común en nuestra época: “la tecnología nos hará libres”. ¿Pero, qué tan libres nos puede hacer, si en lugar de apuntar a igualdad de pago por un trabajo igual, por ejemplo, se opta por vendernos lavadoras? Podemos tener fe en la tecnología, pero al final también es un producto que se pone a la venta y en ese sentido la libertad que promete tiene sus matices.

“No más tendederos, no más sótanos oscuros, no más domingos tristes. ¡Vaya, aquí hay una verdadera emancipación de los viejos quehaceres! ¡Sólo programa y vete! ¡Éste es el tipo de emancipación que cualquier mujer puede entender!”

Así como en aquellos tiempos se prometía cierta libertad para las mujeres a través de los electrodomésticos, ahora nos la prometen a través de gadgets que aparecen cada quince minutos. Hay mucho qué pensar al respecto, ¿cierto?

vía Gizmodo