La decoración de pasteles no es cualquier cosa, y menos cuando se trata de algo como lo que están a punto de ver.

Se trata de un pastel cuya cubierta cambia de color dependiendo del ángulo desde el que se mira. ¿Cómo es posible? Pues pintando el merengue en distintas direcciones y aprovechando la textura en curvas para crear así esta ilusión óptica, que nos hace creer que el pastel cambia de color como estuviera cubierto por una pantalla.

Ahora ya saben cómo pedir su próximo pastel de cumpleaños.

fuente CharlotteSometimes (YouTube)