El estudio de diseño Roosegaarde y la empresa Hejmans Infrastructure, diseñaron una pista para bicicletas que brilla por la noche.

El concepto de la ciclopista, ubicada en Nuenen, Holanda, se basa en el cuadro La Noche Estrellada de Van Gogh, debido a que el pintor vivió una temporada en esa región. Por ello, las miles de pequeñas piedras que se encuentran sobre la pista se colocaron en forma circular, para aparentar los trazos del pintor.

Las piedras luminosas están recubiertas de una pintura especial fabricada por el artista holandés Daan Roosegaarde, la cabeza del estudio, que le permite a las rocas absorber la luz durante el día y reflejarla en la noche hasta por 8 horas. De acuerdo con él, su sistema de iluminación nocturna permitirá ahorrar electricidad en las señalizaciones viales. Actualmente en Holanda ya prueban la pintura de Roosegaarde en las señalizaciones y líneas de una de sus carreteras.

fuente Studio Roosegaarde (Vimeo)