Nobumichi Asai es un artista japonés que trabaja con animación CGI y video mapping. Desde hace tiempo, Asai se ha dedicado a hacer experimentos de algo que él ha llamado “face hacking”.

En pocas palabras, se trata de proyectar imágenes sobre el rostro de personas, de tal forma que en unos cuantos segundos su cara se puede transformar en un androide o un animal. Lo más interesante de esta mezcla de proyección y mapeo 3D, es que las animaciones se sincronizan con el movimiento de los modelos, gracias a unos marcadores en sus cabezas.

Si quieren conocer más acerca del trabajo de Asai, pueden checar su página oficial.