En los años setenta un psicólogo de la Universidad de Stanford decidió hacer un experimento social: tomar a 24 jóvenes y asignarles un rol en una prisión improvisada. Al final, todo se empezó a salir de control y el experimento tuvo que ser suspendido.