A veces solemos dar por hecho el audio en las películas, bajo la suposición de que el cine es pura imagen.

Un gran ejemplo de lo necesario que puede ser el sonido en las películas es la película Everest, de la cual no nos damos cuenta de la tensión que puede generar en una escena hasta que hacen cambios abruptos de escena.

Para demostrar su poder de SFX, el equipo de producción de Everest le envió el clip con el que abrimos esta nota a la BBC y el usuario Delbongo lo subió. Se trata de una de las escenas más emocionantes de la película. Pueden ver los increíbles efectos especiales, sin embargo carece de cualquier edición de sonido, salvo por las voces. Ahí vemos lo importante que es tener un buen editor de sonido y una buena captura de audio.

¿Cómo ven?

fuente Delbongo