Hace una semana SpaceX consiguió por segunda vez que uno de sus cohetes Falcon 9 aterrizara sobre una plataforma en el mar, aunque en esta ocasión fue una maniobra mucho más complicada que la primera vez.

Y es que la misión de este cohete era la de poner en órbita a un satélite japonés, por lo que tuvo que ascender a una mayor altura y posteriormente bajar al doble de velocidad en comparación con el primer cohete. Aún así, el bólido descendió suavemente sobre la plataforma, dando un paso más rumbo a la era de la reutilización de cohetes, algo que podría reducir sustancialmente el costo de las misiones espaciales.

Para fortuna nuestra, SpaceX montó un equipo de video en la plataforma, lo que nos ofrece una vista inmejorable de lo que sucedió hace una semana.

fuente SpaceX (YouTube)