En los años sesenta, el psicólogo Harry Harlow llevó a cabo crueles experimentos con monos, cambiando para siempre la noción científica del amor. Esta es la historia del pozo de la desesperación.