Las líneas de Nazca en Perú son uno de los vestigios más importantes que se tienen de las antiguas culturas de América, nombradas Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco.

Hace una semana se dio a conocer que un grupo de activistas de Greenpeace había dañado gravemente la zona del geoglifo conocido como “el colibrí”, luego de poner un letrero en la zona que decía: “Es tiempo para el cambio. El futuro es renovable”. Gracias a un video filmado por un drone, podemos observar las marcasen el terreno tras la caminata de los activistas , lo que provocó que se removieran piedras y tierra alrededor de las líneas, exponiendo la superficie inferior.

Normalmente, los expertos que estudian el lugar utilizan calzado especial para caminar sobre el lugar, sin dejar huellas de su paso en  la zona donde hace más 1,500 años la cultura nazca trazó las espectaculares figuras. De acuerdo con Luis Jaime Castillo, Viceministro de Patrimonio Cultural en Perú, podrían pasar cientos o miles de años para que la naturaleza vuelva a cubrir con arena el lugar y se forma nuevamente la pátina dañada.