La tecnología de la cámara lenta nos muestra cómo funcionan estas armas.

Todos hemos visto alguna vez en la televisión cómo se usan los tasers, esas armas que se encargan de paralizar personas con descargas eléctricas. Pero, ¿cómo es que funcionan realmente estos artefactos. Para descubrirlo, la gente de The Slow Mo Guys viajó a las instalaciones de la compañía Taser International en Arizona, donde grabaron estas armas en acción con tecnología de cámara ultra lenta.

Así, es posible apreciar detenidamente cómo se disparan dos dardos desde un cartucho desechable, los cuales están conectados con cables hasta la batería del arma. En ese momento también se expulsa confeti, que no es que sirva para celebrar el disparo, sino que cada pedazo de papel tiene impreso el número de serie de taser; algo útil en caso de la policía sea necesario identificar el arma.

Pero ahí no quedó todo, pues luego se hizo una prueba con un voluntario, quien recibe una descarga de 400 voltios (los tasers pueden generar hasta 50,000 voltios en vacío). Con una cámara capaz de grabar a 28,000 cuadros por segundo, es posible observar el momento justo en que los músculos del sujeto de pruebas se contraen, debido a la descarga eléctrica.