La compañía del ratón de calzón rojo y guantes blancos nos cuenta uno de sus secretos.

Mucho tiempo ha pasado desde que las películas animadas de Disney se realizaban a mano, pues desde hace años la tecnología y las matemáticas juega un papel fundamental en la realización de las cintas del estudio. Por ejemplo, para realizar la iluminación de sus películas animadas y volverlas lo más realistas posibles, la compañía se ayuda con Hyperion, un motor de renderización que se vale de la técnica path tracing.

A diferencia de otros programas, Hyperion solamente renderiza la luz que se ve a cámara, con ello acelera la producción de cada fotograma y calcula a través de miles de operaciones matemáticas la manera en que la luz rebota en distintos objetos y texturas, lo que permite dar forma a nuevas fuentes de luz, dándole a las imágenes animadas mucho realismo y naturalidad.

En el video que Disney presentó se explica paso a paso la manera en que usan la técnica path tracing y a Hyperion, no dejen de verlo.