¿Cómo carajos es que un pedazo de plástico negro puede hacer que suene una canción? Seguramente eso fue lo que muchos se preguntaron la primera vez que se toparon con un disco de vinil (o vinilo, como le quieran llamar). Ahora, gracias al canal Applied Science de YouTube, podemos saber exactamente cómo es que funcionan.

Si tomamos un vinil y lo miramos de cerca, es posible ver unas pequeñas líneas que dan vueltas a lo largo de la circunferencia el disco. Estos surcos son por los que se desplaza la aguja de la tornamesa, convirtiendo el movimiento mecánico en una señal eléctrica, que cambia según las variaciones de la hendidura. Si se trata de un aparato estéreo, los lados derecho e izquierdo del surco definen el sonido que llega a cada uno de los dos canales.

Más allá de la escueta explicación, lo que hizo Ben Krasnow de Applied Science en este video fue tomar un microscopio electrónico y mostrar ese proceso en acción. Pero no crean que fue algo sencillo.

Primero fue necesario cubrir el disco con polvo de plata, ya que al funcionar con electrones el microscopio necesita de una superficie conductora. Luego Krasnow tuvo que cambiar los imanes del tocadiscos por un hilo de cobre para que así no interfirieran. Y finalmente, movió la aguja 50 micrones en cada fotografía tomada con el microscopio, para así crear unos pocos pero espectaculares segundos de video.

Quizás para algunos toda la explicación pueda parecer algo aburrida, pero créannos que vale la pena ver cómo se mueve la aguja por esas diminutas laderas de vinil. Además, también se muestra bajo el microscopio un CD y hasta un DVD.