Mientras que los humanos todavía podemos presumir ser mejores que las máquinas en competencias como las de ping-pong, hay otras actividades en las que ya hemos sido superados definitivamente.

Resolver un cubo de Rubik es algo en lo que simplemente ya no podemos competir con las máquinas, pues basta con ver al poseedor del actual récord mundial para comprobarlo. Su nombre es Cubestormer 3, un robot creado por dos ingenieros de Reino Unido, que hace unos días logró imponer un nuevo récord Guiness al acabar el cubo en apenas 3.253 segundos.

El robot está construido con piezas de la línea Lego Mindstorm, además de algunos pequeños motores y actuadores. Por otro lado, el “cerebro” de este campeón de Rubik es una aplicación desarrollada en Android que corre en un Samsung Galaxy S4, la cual se encarga de hacer el análisis necesario para saber qué caras del cubo mover, gracias a un procesador Exynos 5 Octa con una implementación de ocho núcleos ARM big.LITTLE, con cuatro procesadores Cortex-A15 y otros cuatro Cortex-A7.

Según sus creadores, los británicos David Gilday y Mike Dobson, el mayor reto del robot fue la coordinación entre la parte mecánica y el sistema, pues los comandos de la aplicación deben ejecutarse con la mayor velocidad posible pero sin afectar el funcionamiento de los brazos.

Es así que el Cubestormer 3 ha conseguido ser un 38% más rápido que su antecesor y de paso, el responsable de aplastar el récord mundial del holandés Mats Valk, quien el año pasado alcanzó la marca de 5.5 segundos.