A finales de los años 30, el psicólogo Wendell Johnson hizo un experimento con varios huérfanos. La idea era ver si se podía curar o inducir el tartamudeo a base de terapia. El resultado del estudio fue mucho peor de lo que se esperaba, y ahora es conocido como uno de los experimentos más polémicos del siglo XX.