A 28 años del accidente nuclear más grande de la historia, el cineasta y camarógrafo de la cadena CBS, Danny Cooke, filmó con ayuda de un drone el estremecedor paisaje de Pripyat, una ciudad situada a tres kilómetros de la antigua planta de Chernobyl, Ucrania.

En las imágenes se aprecia el estado en el que quedaron los edificios, los parques, el bosque y las casas de este pueblo fantasma. “Hay algo profundamente inquietante allí”, dice Cooke, quien nos da un recorrido por la localidad con su cámara, su drone y un medidor de radiación para captar estas impresionantes imágenes a vista de pájaro.

vía City Lab

fuente Vimeo