El vínculo entre videojuegos y cine es largo, aunque muchas veces no tan fructífero como nos gustaría a los gamers. Esta pequeña selección de cortes muestra una parte de la relación en los cada vez más lejanos ochenta y parte de los noventa.

Los más jóvenes no recuerdan la sensación que se sentía cuando se asistía a una sala de arcades, locales que gozaron de su mayor momento de popularidad en la última parte de los años ochenta y al inicio de los noventa. Si bien, actualmente todavía existen unos pocos establecimientos de este tipo, ahora son lugares más propios para la nostalgia, los cuales ni de broma arremolinan en su interior a hordas de chamacos que buscan jugar con el más reciente juego, debido a que ahora todos los estrenos importantes se dan en las consolas caseras.

En la época en que las consolas de videojuegos eran mucho menos potentes que las “maquinitas”, la mayoría de los incipientes gamers preferían gastar sus monedas en estos centros de videojuegos, debido a que tener una arcade en casa era sólo permitido a niños millonarios. Parte de este feeling se reprodujo en algunas de las películas de ese tiempo. Intentando documentar esa sensación ya perdida, The Huffington Post realizó un video con muchos clips de largometrajes en los que salía una arcade, como Jaws, Rocky III, Tron, Footloose, Karate Kid o Goonies. Échenle un ojo y dígannos cuántas películas reconocen.

vía Kotaku