No podemos esperar a ver qué sigue para la saga.

El Modern Warfare de 2019 no es ni una secuela, ni una precuela ni un reboot, sino una historia que sucede en un universo alterno al que conocimos en los juegos anteriores de la saga.

Por ello tenemos a un Capitán Price más joven y carismático, un villano nuevo y hasta un Gaz de raza negra, pero ¿eso es razón suficiente para amar al Call of Duty de este año? No, pero si algo hizo Activision con este juego, fue darnos razones para volver a tomar en serio esta saga de shooters.

Incluso hay una misión en la que eres una niñita que mata a un rusote (Código Espagueti).

Incluso hay una misión en la que eres una niñita que mata a un rusote (Código Espagueti).

La experiencia individual te gana

Gráficamente, el juego muestra un significativo salto respecto al desgastado motor gráfico que Activision y sus estudios habían estado usando desde 2003, y en cuestión de audio, no podría ser mejor (especialmente con un buen par de audífonos).

Los disparos suenan con una contundencia que satisface y las armas se manejan de forma realista: la cadencia de tiro de cada una es única y su retroceso nos hace sentir como si realmente tuviéramos un AK47 en las manos.

Desde el aspecto técnico, hubo reseñistas que se quejaron de que los cutscenes del juego se trababan debido a que corrían cuando el disco iba cargando la siguiente sección, pero debo decir que nosotros, jugando en un Xbox One de 2013, no tuvimos este problema.

Los villanos son chafones, la neta (Código Espagueti).

Los villanos son chafones, la neta (Código Espagueti).

El modo de juego de Modern Warfare no evolucionó mucho, pero eso no significa que se controle mal o que sea injugable; al contrario, este título se limita a no ajustar lo que, de por sí, ya funcionaba bien en la saga.

Desde el aspecto del argumento, este título es algo flojo y peca mucho de hacer de los rusos un villano que en estos tiempos ya no puede ser tan unidimensional, en especial cuando por meses se nos prometió un videojuego que “nos haría cuestionarnos muchas cosas respecto a la forma en la que se libran las guerras y se marcan las líneas entre amigos y enemigos”.

Las partes más escandalosas del juego sí tienen impacto y todo, pero de ninguna manera son algo que nos revuelva el estómago o nos haga sentir culpables de que nos gusten los videojuegos de guerra, en especial porque las decisiones morales a las que nos enfrenta el argumento son fáciles de tomar si consideramos que cada misión fracasa automáticamente si matamos a un civil o a un aliado.

Los personajes del juego son bien genéricos salvo el Capitán Price, quien suele parecer una mezcla entre Jack Sparrow y un comando de élite que no duda ni un segundo en usar a la familia de un terrorista para sacarle información vital.

Resulta evidente que la gente detrás de Modern Warfare quiso darle profundidad al mundo en el que viven sus personajes, mostrando bajo una luz más bondadosa a los insurgentes de Medio Oriente y poniendo a los buenos haciendo cosas malas, pero cuando se trata a los rusos como villanos unidimensionales, el argumento pierde el suelo muy rápido.

A veces no sé si el Capitán Price es un personaje cómico o uno serio (Código Espagueti).

A veces no sé si el Capitán Price es un personaje cómico o uno serio (Código Espagueti).

Me gustó que el juego se inspire en películas y documentales que detallan escaramuzas y batallas de la vida real como 13 Hours: The Secret Soldiers of Benghazi, Lone Survivor y Cascos Blancos.

En síntesis, la campaña individual de Call of Duty Modern Warfare cumple y evoluciona de forma correcta. Si bien tiene algunas fallas y no es una historia realmente conmovedora ni revolucionaria, satisface a quienes queríamos volver a ver al Capitán Price y a sus amigos.

Eso sí, si te esperas a acabar el juego, Activision te recompensará con unas escenas finales que dibujarán una sonrisa en tu rostro, en especial si ubicas bien a los personajes de la trilogía original de Modern Warfare. Solo no esperes que este juego se conecte con los títulos anteriores, ya que no suceden en el mismo universo.

Al final nos quedamos con muchas ganas de ver qué dirección toma esta nueva saga.

Las partes en visión nocturna son, sin duda, las que mejor se ven y se juegan (Código Espagueti).

Las partes en visión nocturna son, sin duda, las que mejor se ven y se juegan (Código Espagueti).

La experiencia multijugador medio floja

Que no te engañe mi subtítulo, el multijugador de Modern Warfare es sólido y se juega muy bien. Su problema es la falta de mapas buenos, su sistema de respawn (que te revive en los peores lugares posibles) y su amplio abanico de armas que no usarás.

Además, de todos los modos de juego que Activision ofrece, solo disfrutarás tres: Team Deathmatch, Ground War y Gunfight.

El primero es para los jugadores como yo: esos a los que nos gustan los tiroteos rápidos y satisfactorios.

Ground War es una apuesta nueva de Activision para enamorar a los fans de las grandes batallas de Battlefield con mapas grandes, duelos de 32 jugadores contra 32, uso de vehículos y acción más estratégica.

Por último, Gunfight, un modo de duelos en parejas que recuerda a Rainbow Six Siege, pero que no alcanza su profundidad táctica debido a un problema que sí contamina la experiencia del multijugador: el tiempo para matar extremadamente corto que resume la acción a ver quién dispara primero y quién tiene una mejor conexión a internet.

Esto incluso afecta la variedad de armas, ya que la mayoría de la gente optará por las básicas e ignorará las demás, en especial porque aquí hay un sistema de progresión que mejora tu arsenal conforme lo vas usando.

Es una pena que este sistema disuada al jugador de experimentar con otras armas, ya que si lo hace, jugará en desventaja frente a los jugadores que se quedaron con el arsenal inicial y lo grindearon tanto que en lugar de parecer armas a pólvora y plomo, tienen la precisión de armas láser con auto-aim.

Tal vez con ayuda del sistema de nuevos paquetes de mapas gratuitos y el crossplay, Modern Warfare recupere el trono de los multijugadores, pero todo depende de que el corporativo de Activision no envenene a la comunidad con microtransacciones ni esas mierdas.

El Co-Op, sede de la gran polémica de MW

Aquí no hay nada nuevo que contar. Son mapas y aventuras que incluyen misiones que cuatro jugadores pueden superar trabajando en equipo.

La experiencia es robusta y no presenta problemas.

Lo malo es que el modo cooperativo que no se podrá jugar será el Survival, una experiencia de horda que solo estará disponible en la versión para PlayStation 4 hasta el 1 de octubre de 2020.

¿Por qué es un problema? Porque los jugadores de Xbox One y PC PAGARON por este modo y no podrán usarlo hasta dentro de 11 meses, justo cuando el próximo Call of Duty estaría por salir.

¿Acaso no es esto un ultraje? Para mí sí. De hecho, resulta escandaloso y debería prohibirse.

Lo bueno
  • Un sonido contundente y satisfactorio
  • Gráficas y efectos de iluminación brutalmente buenos
  • Acción robusta y una campaña que cumple
  • Multijugador sólido (en algunas partes)
  • Buen arranque para una nueva saga
  • Crossplay en multijugador y mapas gratuitos
Lo malo
  • Variedad de armas casi irrelevante en multijugador
  • El villano del juego está de hueva
  • Survival Mode solo para jugadores en PlayStation 4
  • Argumento que a veces peca de flojo
Veredicto

Veo este Modern Warfare como un intento real de evolucionar una saga que ya se había empantanado y que tuvo a mal de olvidar la campaña individual en 2018.

Sin embargo, aún le quedan muchos meses a este Call of Duty para comenzar a dar señales de que podría convertirse en otro receptáculo más de microtransacciones invasivas y desleales. Esperemos que no sea así.

Título: Call of Duty Modern Warfare

Desarrollador y distribuidor: Activision

Género: Acción

Plataformas: PlayStation 4, Xbox One, PC

Fecha de lanzamiento: 25 de octubre de 2019

Precio: $60 USD

Ver más
Otras reseñas