logo-codigo-espagueti

Reseña – Pentiment, una aventura gráfica con una detallada estética medieval

| 29 de diciembre de 2022
Una cosa es segura: con Pentiment, historia, dirección artística y hasta gameplay se han unido para ofrecernos una experiencia que pocas veces hemos tenido la oportunidad de permitirnos en lo que respecta a videojuegos.

No es una cosa nueva: aventuras gráficas hay por montones allá afuera y desde hace años. Yo no soy un fiel partidario del género, pues solo unos cuantos títulos han logrado captar mi atención y casi siempre ha sido más por el apartado estético que por las dinámicas de juego. Con Pentiment puedo asegurar que me ha pasado todo lo contrario, pues aun siendo una aventura gráfica, la historia, la dirección artística y hasta el gameplay se han unido para ofrecerme una experiencia que pocas veces he tenido la oportunidad de permitirme en lo que respecta a videojuegos. Líneas abajo detallaré mis razones.

Un thriller de la Edad Media

Parecerá extraño decir que Pentiment es una historia de detectives ubicada en la Edad Media, pero lo cierto es que este juego tiene más de thriller que muchas de las películas o series de detectives de hoy en día. En la historia de Obsidian Entertainment controlaremos a Andreas Maler, un joven que ha llegado a un pequeño pueblo de la Alta Baviera para hacerse cargo de un pequeño libro de arte. En su derrotero, sin embargo, se enfrentará a un asesinato, y será nuestra tarea averiguar al autor del mismo.

De esta manera, conoceremos a un bonche de personajes que no solo nos permitirán unir las pistas necesarias para descubrir el enigma de tan ominoso misterio, también conoceremos de manera profunda cada arista de sus vidas, lo cual exprime la experiencia de vivir en la edad media tal y como lo haría un libro como El queso y los gusanos. Su cotidianeidad, sus placeres, sus miedos y deseos están plasmados en una serie de diálogos que ofrecen una exhaustiva rejugabilidad debido a las múltiples respuestas que nos ofrecen dependiendo de nuestras elecciones.

Imagen: Obsidian Games

Las aventuras gráficas son en el fondo novelas interactivas, así que el mayor logro del juego recae por lo general en su historia, y en este sentido, podemos asegurar que lo que nos ofrece Pentiment es una compleja y profunda historia que incide tanto en la psicología de sus personajes como en el desarrollo de sus pequeñas y grandes historias.

Una estética impecable

Como si abriéramos un libro del siglo XIII, Pentiment se extiende con la gloriosa estética de un pueblo europeo. Cada personaje, cada edificio, incluso la fuente empleada para los diálogos de los personajes fueron hechos a semejanza de la estética imperante en la Edad Media. Vale la pena señalar que se puede configurar el tipo de fuente en el juego, pues esta cambia dependiendo del estrato social al que pertenezca cada personaje, y si no son duchos en paleografía, puede llegar a ser cansado por más interesante que parezca en pantalla.

Imagen: Obsidian Games

Es posible interactuar casi con cualquier ser u objeto que se ven en pantalla, lo cual es impresionante, pues cada uno despliega una serie de opciones que permitirán al jugador o sumar pistas para descubrir el misterio del asesinato, o simplemente reconstruir el día de un labrador al que le están dando problemas sus rodillas. Los diálogos, por demás está decirlo, fueron construidos con un fervor casi religioso, pues los seres que habitan Pentiment se sienten reales, salvo por el hecho de que sus proporciones no gozan de la naturalidad del arte renacentista. 

Imagen: Obsidian Games

El problema de las aventuras gráficas

El único problema que pudimos encontrar en este título es el de la fluidez del mismo juego, lo cual es completamente subjetivo. Acostumbrados a juegos en tercera persona con cámara al hombro, puede sentirse bastante rudimentario mover a un personaje en segunda dimensión no como si fuera un juego de plataformas. Los ya acostumbrados a las aventuras gráficas no tendrán reparo en este apartado, pero aquellos jugadores que no estén familiarizados con este tipo juegos probablemente se sientan algo desesperados en las primeras horas de juego. 

Imagen: Obsidian Games

Eso sí: quienes logren sortear esta barrera encontrarán un juego tan divertido como interesante, pues lo cierto es que la historia de Andreas Maler ha sido una de las mejores que hemos podido disfrutar a lo largo de este 2022. Por otro lado, el título ofrece una extensa rejugabilidad, y considerando su reducido precio, el juego se convierte en algo más que calidad con relación a su costo: ¡es una verdadera ganga!

Lo bueno
  • Un apartado estético majestuoso
  • Música ad hoc para una historia medieval
  • Una historia profunda y bien desarrollada
  • Un misterio digno de una novela de Agatha Christie
  • Verdadera rejugabilidad
  • Su reducido precio
Lo malo
  • Que no esté disponible para PlayStation
Veredicto

Pentiment es un juego que parece chico, pero es enorme. Su estética y su historia, además de interesantes, son genuinas y pocas veces se ve algo así en la industria de los videojuegos. De parte de Código Espagueti, es una absoluta recomendación, así que amantes de la Edad Media, de los cómics y la narrativa: este es un juego que definitivamente fue hecho para ustedes. Lo decimos con sinceridad: pruébenlo si tienen oportunidad,

ANUNCIO

Más reseñas