logo-codigo-espagueti

Reseña – Need for Speed Unbound, el mejor juego de la saga en años

| 11 de enero de 2023
Need For Speed nos trae una nueva entrega que mantiene la esencia de la saga en cuanto a narrativa y jugabilidad, pero que presenta una propuesta estética atrevida que seguramente dará mucho de qué hablar.

Durante casi 30 años, los fanáticos a los videojuegos hemos perseguido la gloria de las carreras callejeras en las entregas de la saga Need for Speed, sin duda, la más aclamada y popular del género. Y sí, una nueva entrega ha llegado a nuestras consolas de la mano de EA con Need For Speed Unbound, la cual nos trae toda la adrenalina y velocidad de la franquicia, con un nuevo estilo de arte que seguramente dará mucho de qué hablar.

La idea sigue siendo la misma: los jugadores se sientan al volante de una amplia variedad de autos personalizables y compiten ilegalmente en las calles de la ciudad. Algunas entradas de NFS no han hecho correr de costa a costa, otras se centran más en los enfrentamientos con la policía, y unas cuantas se han enfocado más en la destrucción aplastante de los autos.

Imagen: Criterion Games

Need for Speed ​​Unbound mantiene el pie en el acelerador en todas esas áreas y le brinda a los jugadores una emocionante sensación de velocidad y conducción única, en un título que en un principio me generó ciertas dudas dada su estética de cell shelding en las cinemáticas y personajes, pero que una vez inmerso en su jugabilidad, me ha hecho recordar los mejores videojuegos de carrera de mi infancia.

El rey de las calles

El juego conserva la estructura narrativa clásica de la saga. Iniciamos con una elección entre tres autos sacados del lote trasero de un garaje local. Los tres están un poco maltratados, abollados y necesitan algunas piezas nuevas. Pero como siempre, con algo debemos comenzar, además, serán nuestras habilidades al volante antes que la velocidad la que deba hablar por nosotros

Dentro de la campaña, encontraremos tres opciones de juego: relajado, desafiante e intenso. Mientras más difícil sea el modo que elijamos, se reducen los puntos de salud y similares, e intensifica las persecuciones de las fuerzas policiales locales.

Imagen: Criterion Games

Ya entrando de lleno a la historia, esta se centra en la ciudad ficticia de Lakeshore, que tiene una arquitectura y estética fuertemente inspirada en Los Ángeles. Se trata de una urbe que enfrenta la agitación política por una escena de carreras clandestinas que aterroriza a sus ciudadanos, y en medio de la creciente presión hacía la policía local por este tipo de actividades ilícitas, nuestro personaje tendrá que lidiar con una gran traición que dejó al propietario de un garaje llamado Rydell, una especie de figura paterna para los amantes de los autos en la ciudad, sin un centavo y al borde de la quiebra.

Vale decir que nuestro personaje es totalmente personalizable con estilo caricaturesco del cual hablaremos más adelante, y que cuenta con una buena variedad de opciones en lo que refiere a apariencia y vestimenta. Esto hace que el protagonista se adecue a la personalidad que nosotros definamos, al menos desde el estilo.

Nuestro objetivo del modo historia será participar en carreras de mundo abierto para ganar dinero en efectivo; lo que nos permitirá mejorar la colección de vehículos y abrirse paso a nuevas competiciones de la escena underground para así restaurar el garaje de Rydell a su antigua gloria de producción de autos veloces.

Imagen: Criterion Games

Además de los encuentros competitivos, tu personaje también se dirige a algunas misiones secundarias que generalmente implican entregar vehículos potencialmente robados y llevar a tus rivales a un lugar seguro mientras la policía los persigue. Estas actividades alternativas llenan tu billetera con un poco más de efectivo que ayudan para hacer mejoras en el auto y ofrecen casas de seguridad a las que puedes ingresar para escapar de la policía o para poner en resguardo tus ganancias del día.

Como era de esperarse en un juego de la saga Need For Speed, las persecuciones policiales mencionadas son una gran parte de la acción. Las carreras tienen lugar dentro y fuera de la ciudad y vienen con diferentes niveles de “calor”. Cuanto más calor adquiramos (desde una llama hasta cinco), más intensamente nos atacarán los policías y más complicado será huir.

Un solo nivel de calor llama a uno o dos autos que generalmente podemos dejar acelerando al máximo sobre la autopista. Pero las cosas se empiezan a poner realmente complicadas cuando llegamos al tercer nivel con patrullas que son autos deportivos de gran velocidad, bloqueos con cintas que pinchan las llantas, equipos SWAT que se dedican a sacarte de la calle con camiones blindados e incluso helicópteros que ayudan a los policías a saber tu ubicación. Si te atrapan antes de regresar a tu base o a un refugio, perderás las ganancias que hayas obtenido esa noche.

Imagen: Criterion Games

El pilar del juego, sin embargo, son las carreras. Los jugadores tienen la opción de ahorrar (y en algunos casos raros ganar) autos de una colección de aproximadamente 150 vehículos. Esa lista incluye marcas como Chevrolet, Honda, Subaru, Mercedes Benz, BMW, Nissan, Porsche, McLaren, Lamborghini y más modelos exóticos, clásicos, muscle y deportivos, por lo que tendrás un amplio catálogo para elegir tu favorito. Y, por supuesto, la clave de la alegría de este juego es ajustar sus autos a la perfección con agarre o derrapes mientras aprende a dominar cada movimiento de flexión y aceleración brusca.

Las mejoras a las piezas de los coches brindan un apartado interesante para los amantes del motor, pues podemos personalizar los coches según nuestros gustos y habilidades al volante, ya sea que prefieras más velocidad, mejor agarre o potencia. Siempre será divertido llevar a un Mitsubishi Eclipse a un nivel de auto deportivo de lujo, además de que al tratarse de carreras callejeras, también están las opciones de personalización en la carrocería para que nuestro auto luzca realmente chulo.

Algo que me gustó de Need For Speed: Unbound, es que a diferencia de otros juegos de carreras arcades en épocas recientes, conseguir los autos del catálogo no será tarea fácil. Tus ganancias en las carreras no serán lo suficientes como para tener 10 coches en el garage, al menos durante gran parte de la historia, por lo que deberás ser selectivo en los autos que decidas adquirir, y cuáles de ellos son en los que invertirás en mejoras.

Imagen: Criterion Games

También se debe tener en cuenta que hay un modo Lakeshore Online que permite a los jugadores competir con otros jugadores bien preparados en carreras multijugador en línea. La conexión funciona de forma adecuada, al menos en las pruebas que yo hice, y se pueden encontrar algunas carreras divertidas contra rivales que son realmente desafiantes.

Una nueva estética en NFS

Sin duda por lo que más ha llamado la atención Need For Speed Unbound, es por la propuesta estética y gráfica que han presentado los desarrolladores de Criterion Games para la ocasión. Tiene efectos visuales muy distintivos en su mezcla, algo que a algunos les encantará y a otros puede que no les guste tanto. Los vehículos y los fondos urbanos se ven fotorrealistas, pero los personajes se parecen mucho más a dibujos animados con sombra de celdas.

Este estilo también se mantiene en algunos efectos especiales de velocidad, el uso del nitrógeno o el humo que sale de las ruedas al arrancar o derrapar en una curva cerrada agregando humo de colores neo y florituras de colores inspiradas en el arte callejero.

Imagen: Criterion Games

Al menos en mi experiencia, debo decir que me costó un poco acostumbrarme a este estilo híbrido entre realismo y caricatura, sobre todo en un principio cuando los coches eran lentos. Sin embargo, mientras los autos se hacían más rápido, incluso estos efectos le daban un toque único y divertido a las carreras.

En lo que respecta a los autos, son brillantes y hermosos en las consolas de última generación, y brindan una notable sensación de velocidad y maniobrabilidad. Cada vehículo tiene su propia sensación especializada que puedes ajustar para que se adapte mejor a tu estilo de carrera. El trazado y diseño de las pistas callejeras también ha sido sobresaliente, con una variedad entre competencias en callejones, autopistas, túneles e incluso en desagües, que incluye todo tipo de saltos, maniobras peligrosas y velocidad sin límite.

Eso sí, algo que hubiera agradecido es un poco más de recursos y opciones en los rivales que enfrentamos en las carreras. Durante toda la historia se mantienen los mismos siete personajes en los mismos autos modificados. Por lo que una vez pasada la primera semana de las cuatro que componen la historia, estos protagonistas ya no tendrán nada nuevo que aportar.

Imagen: Criterion Games

Veredicto

Need for Speed ​​Unbound es adictivamente divertido si te gustan las carreras, los autos hermosos y la emoción de alcanzar velocidades desenfrenadas en una autopista de la ciudad. Las bases de la saga se mantienen, con una historia de venganza repleta de adrenalina, competencias callejeras y muchas persecuciones policiacas. La novedad está en la estética que combina el cell shelding con el fotorrealismo, la cual podrás amar u odiar, pero definitivamente, no te pasará inadvertida. ¿Será este el futuro de la saga o simplemente un experimento inspirado en el arte callejero?

Hubo algo en este juego que por algún motivo me hizo recordar a los mejores juegos del género de carreras callejeras en mi infancia. Recorde Midnight Club 3, el Forza Street, pero sobre todo, los Need for Speed: Carbon y Need For Speed: Most Wanted. Quizá un poco la jugabilidad, y tal vez otro poco la historia de convertirse en el rey de las calles a borde de tu automóvil. Lo que haya sido, sentí nostalgia y disfrute enormemente esta entrega.

ANUNCIO

Más reseñas