Along Came The Devil

Podría ser la peor película de terror de la historia, pero hasta para eso hay que esforzarse.


Fui a ver La llegada del Diablo, pensé que era un título genérico de los que escogen las distribuidoras para ponerle a las películas en español, pero no era así. Es su nombre original: Along Came The Devil. ¿Qué puedo decir de esta película? No mucho, la película es mediocre hasta en el nombre, pero tiene un par de momentos que brillan, para luego apagarse de repente y no volver a encenderse. Les pido que pasen a leer las siguientes líneas para no sentirme solo. Para que me acompañen en mi sufrimiento.

(Morbido Films)

Infancia robada.

La historia sigue a la joven Ashley (Sydney Sweeney), quien ha regresado a vivir al pueblo que la vio nacer luego de muchos años. Junto a su hermana mayor tuvo una infancia violenta y complicada, sin madre y con un padre abusivo (y abusador). Ahora vive con la hermana de su madre, su tía Tanya (Jessica Barth) y, días antes de que entre a la secundaría, Ashley empieza a tener visiones de su difunta madre.

Con ayuda de una amiga dark que tiene gusto por lo espiritual (y sin ninguna experiencia previa en casos de ocultismo), trata de invocar a su madre, pero se da cuenta de que no era su progenitora, sino el mismo demonio quien la encuentra y no descansará hasta poseerla. Entonces comienza lo bueno… es un decir.

(Morbido Films)

El Diablo

Han escuchado la frase: Es tan mala que es muy buena. Esa expresión se refiere a las películas cutres, pero con mucha alma, que en algún punto se ganan el corazón de quienes la ven y les genera un sentimiento de complicidad. Saben que no perdieron su tiempo viéndola. Bueno, La llegada del Diablo no es por ningún motivo ese tipo de películas. Es mala a secas, aunque con un par de engañosos momentos que nos hacen creer que puede lograrlo, pero no.

La película, dirigida y co-escrita por el novato Jason DeVan, es una suma de clichés, un amasijo creado a partir de muchos pedazos de otras historias, con diálogos repetitivos, una historia coherente consigo misma, con personajes grises e inútiles y con un terrible trabajo de edición (el peor que he visto desde El Charrito de Chespirito).

El ritmo de la historia es torpe. Inicia como una perfecta película de misterio, con una historia dura sobre violencia y abuso. El padre de las niñas teniendo relaciones en el cuarto mientras esconde a sus hijas en el ropero para que la nueva pareja no las vea, es más que suficiente para intrigarnos, pero la escena no prospera y nos deja con ganas de que la película cuenta la historia de esta bestia humana, en lugar de irse por dónde se va.

El común denominador de las actuaciones es la mediocridad, no hay pasión, ni siquiera hartazgo. No hay nada. La actuación de Jessica Barth y Sydney Sweeney parece una parodia, un par de rubias que no saben lo que está pasando.

Along Came The Devil
(Morbido Films)

Along Came The Devil

La poseída

Lo peor de todo es la edición. Durante la escena del primer día de clases hay un corte infame, cuando Ashley llega a clases y la siguiente imagen es ella corriendo y llorando asustada y sus amigos hablando sobre “lo que pasó”, sin que hayamos visto qué paso o que alguien lo explique. Yo calculo que cortaron a destajo entre 2 minutos a dos horas de la película, porque a partir de este punto todo tiene menos sentido.

Como en buena película de demonios, hay un exorcismo que es prácticamente calcado de El exorcista, el clásico de 1973. El maquillaje de Ashley es idéntico al de Regan MacNeil.
Pero no todo está perdido, hay algunos momentos verdaderamente espectaculares, aunque no muy originales. Las escenas de la bañera, las apariciones del demonio negro y jadeante, el exorcismo y la escena inicial del papá abusivo hacen pensar al espectador que la película está a punto de explotar, pero no. Son sólo adornos en una historia que simplemente no termina, no es una metáfora, al final de todo, cuando apenas se está poniendo bueno (que son como los últimos 5 minutos) termina de repente, dejando abierta una interrogante que seguramente a nadie le interesará responder.

Eso sí, cada una de las buenas ideas deriva en una tontería. Por ejemplo, el demonio se introduce a Ashley vomitando en su boca, algo que forma parte de muchas leyendas demoniacas de Europa y América. Pero, para mostrar la maldad del personaje deciden convertirla de tímida y recatada en promiscua. Otro, se supone que el mismo demonio que busca a Ashley buscaba a su madre, pero los giros de tuerca de la historia contradicen todo, lo fuerzan y hacen que todo sea muy ridículo.

Lo único que salva esta película es el anuncio de “basado en una historia real” que aparece en el inicio, porque la vida es estúpida y extraña, sólo así se podría entender esta historia.

Along Came The Devil
(Morbido Films)

Along Came The Devil

Lo bueno
  • El diseño del demonio y sus jadeantes apariciones.
  • Spoiler: Las escenas cuando el exorcismo sale mal
  • La escena inicial con el padre abusador
Lo malo
  • La edición es de ínfima manufactura.
  • La música y los sonidos ambientales son descuidados
  • El maquillaje del exorcismo es una copia de El Exorcista 
  • La dirección, las actuaciones, el guión.

(Morbido Films)

Veredicto

Quisiera decir algo más de esta película, pero es innecesario. Es tan, pero tan, pero tan mala que parece que la produjo un Alazraki. En la suma de las cosas es como una película que hemos visto cientos de veces, pero mal hecha. No llega ni a película para ver en un camión de la ADO, porque hasta para eso hay que esforzarse.

Llegó un punto en el que mejor me concentré en las palomitas sabor Chips verdes que me compré en el Cinemex (sí, me compré unas palomitas). Están buenas, aunque recomiendo que solo compren la mitad y las combinen con otra cosa porque empalaga.

Título: Along Came the Devil

Duración: 1 hrs 29 min.

Director: Jason DeVan.

Elenco: Jessica Barth, Matt Dallas, Bruce Davison.

País: Estados Unidos.

Ver más
Otras reseñas