Reseña: Ever Forward — Un hermoso pero inconsistente puzzle

| 11 de septiembre de 2020
Ever Forward, del estudio Pathea Games, es un hermoso y emotivo puzzle, pero que suele caer en la inconsistencia

Ever Forward es un ingenioso y hermoso juego. Un puzzle con una historia intrigante y emocional, pero que es incosistente en cuanto su a jugabilidad, tono y ritmo. Sin embargo, es una experiencia que vale la pena.

Ever Forward o como escapar de tus pesadillas

Maya es una niña que se siente sola. Su madre la ignora porque tiene demasiado trabajo. Vive en una ciudad en un fututo distóíco que no permite que las personas salgan a la calle en la noche. Y, por si fuera poco, se queda atrapada en un mundo de sueños (o pesadillas) lleno de robots asesinos. Su único escape es resolver los acertijos y rompecabezas.

(Imagen: Pathea Games)

Esta es la premisa de Ever Forward. Como bien imaginarán, tomamos el rol de Maya, que a pesar de lo dura de su realidad, quiere regresar a ella.

En lugar de atravesar el tranquilo y hermoso mundo que diseñó el estudio Pathea, la mayor parte del juego se dedica a resolver los rompecabezas. El objetivo final de cada rompecabezas sigue siendo el mismo, y Maya necesita llevar un bloque a un punto final. Para ello, hay muchas maneras: ya sea que evitemos ser visto por dispositivos centinelas al estilo de Portal, o abrir y cerrar rutas mediante el uso de otros bloques, o navegar por pasillos móviles y ascensores.

Inconstante pero bonito

Ever Forward intenta enseñarnos sobre sus diferentes mecánicas y jugabilidad, pero hace un trabajo inconstante cuando nos fijamos en el resultado global. Algunos elementos son muy intuitivos, como que el jugador tenga que convencer a los robots centinelas del juego para que miren en diferentes direcciones para pasar. Sin embargo, Ever Forward a veces se vuelve un poco inescrutable, particularmente dado que su mecánica de pistas, que requiere que el jugador recolecte hojas en el mundo central, no está completamente explicada. Lo cual es frustrante.

(Imagen: Pathea Games)

También hay otros problemas que tienen un mayor impacto en el disfrute del juego. Con demasiada frecuencia Ever Forward cae en acertijos basados en el tiempo que no coinciden con los controles del juego o el tono general. A veces, el éxito en los acertijos cae en márgenes de tiempo precisos, que son particularmente difíciles de alcanzar dado el lento ritmo de Maya y los controles incómodos que impiden que el jugador pueda reaccionar tan rápido como quisiera.

En otra palabras, el diseño de algunos niveles en cuanto a jugabilidad es deficiente. Este detalle hace que haya momentos en el que la frustración se apodere de nosotros, ya que es claro que es cosa de los controles, no de nuestra habilidad como gamer.

Eso sí, el diseño general y el aspecto visual es encantador. Existe una clara diferencia en el diseño según el entorno en el que Maya se encuentra. Esto hace que el juego se sienta más inmersivo y aumenta el misterio. El diseño de Maya también está bien hecho, ya que su cabello y vestido fluyen con las acciones del jugador. Una gran característica es que cada personaje tiene su voz y la música tiende a crear la atmósfera para la aventura. Algo que se agradece.

(Imagen: Pathea Games)

Una corta aventura

Otro detalle de Ever Forward es que un poco —muy— corto. Me tomó alrededor de 3 horas completar la historia principal. Si consideramos que hubo momentos que tardé más por los controles, el juego podría tomar aún menos tiempo. Su valor de rejugabilidad no es el más alto. Cuando lo acabé, no sentí la necesidad de explorarlo más. Eso no significa que el juego no nos involucre emocionalmente. Sin embargo, el juego ofrece todo lo que nos tiene que ofrecer durante la primera vez que le ponemos las manos encima y cumple dentro de sus defectos.

(Imagen: Pathea Games)

Lo bueno
Lo malo
Veredicto

Ever Forward es una aventura de acertijos cautivadora y cargada de emociones. Seguir a Maya a través de este mundo misterioso fue casi siempre entretenido gracias a los diseños del entorno, el ritmo y la accesibilidad general. A pesar de sus controles frustrantes que complican algunos pasajes de la historia y algunas decisiones de diseño de nivel —en cuanto jugabilidad— algo cuestionables, Ever Forward es una excelente manera de pasar una tarde jugando.

Más reseñas