¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Reseña- Bloodshot: Las películas de superhéroes deben terminar aquí

| 13 de marzo de 2020
Esta es sin duda la peor película de Rápido y Furioso que se ha hecho.

Los tiempos en que las películas basadas en superhéroes o cómics eran un suceso han quedado muy atrás. Marvel y DC han sobresaturado las pantallas de todo el mundo e infectado con sus purulentos gérmenes multicolores las mentes del mundo, haciéndoles creer que necesitamos más y más películas de este género. Como resultado de esto Disney y Warner Bros., principalmente, se han hecho más ricos y el resto de las productoras han volteado sus ojos hacia los cómics. Todos quieren tener su MCU en la pantalla y sus billones en el bolsillo.

Con esto en mente, ya podemos hablar de Bloodshot, el personaje noventero del universo Valiant creado por Kevin VanHook, Don Perlin y Bob Layton. El personaje es un producto de su época, en la que todos los personajes eran violentos y extremos, aunque los toques de ciencia ficción e intriga le ayudaron a dar un giro interesante conforme se acercaba el siglo XXI.

La película que adapta sus aventuras a la pantalla también es un producto de su época. Al igual que los cómics, introduce elementos de ciencia ficción interesantes, pero definitivamente no es una contendiente. Nació vieja, con una premisa rancia que hemos visto una y otra vez desde Universal Soldier (1992) o tal vez antes, y con unos efectos visuales que van a parecer viejos al final del 2020. Así, Bloodshot es una cinta que no tiene más razón de ser que producir más dinero con las mismas fórmulas; un mecanismo barato y conocido que no añade en nada a la malgastada cultura popular que lo produjo.

(Sony Pictures Entertainment)

Inyectado de sangre.

En Bloodshot, Vin Diesel protagoniza a Ray Garrison, un ex soldado que murió en acción y que luego volvió a la vida, ganando superpoderes en el proceso gracias a los nanobytes inyectados en su sangre. Ray se convierte en un súper soldado con una fuerza recién descubierta y la capacidad de curarse casi al instante.

Conocemos la premisa que sigue desde el trailer, así que nos permitiremos el spoiler. Creyendo que mataron a su familia, Ray se embarca en una cruzada de venganza. Pero, después de eliminar al culpable de su sufrimiento, la compañía que lo revivió le inyecta un nuevo recuerdo y reinicia su camino de sangre. A través de la manipulación de sus recuerdos, Ray se convierte así en el perfecto instrumento para asesinar sin consecuencias Ahora, para controlar las masacres que le imponen, Ray deberá recuperar la memoria para saber quién fue y cuál de todos los pasados que recuerda es real.

(Sony Pictures Entertainment)

Ojalá fuera 1995.

Bloodshot pudo haber sido una gran película de acción, ciencia ficción o superhéroes si fuera 1995 y no el 2020. Y, aun así, se sentiría algo hueca. La dirección básicamente brilla por su ausencia en muchos puntos de la película; las tres emociones que  tiene el rostro de Vin Diesel ya las conocemos hasta el hartazgo y Eiza González, bueno pues no se esforzó ni lo más mínimo en actuar. Como un remanente de Michael Bay, el rol de González (que lo había hecho mucho mejor con Edgar Wright en Baby Driver) se limita, en esta película, a posar una y otra vez.

Da mucha pena ver que ni siquiera se esforzaron en que se notara cuando el doble de acción sustituía a Eiza González en la pantalla. Su gran escena, cuando va caminando entre servidores con dos bombas de humo de colores en la mano, parece más de un comercial de cerveza que de una película de Hollywood. Es irrisoria. Hay una palabra que puede resumir la actuación de Vin Diesel y Eiza González: paupérrima. Esta es sin duda la peor película de The Fast and the Furious que he visto.

Hay una glorificación del ejército gringo muy explícita que pasa, además, por una concepción bastante cuestionable del trato a los veteranos. Por si fuera poco y pudiéramos añadir a lo hueco de esta película, toda la violencia en pantalla no resuelve ninguno de los arcos argumentales. No, aquí, como si de nada fuera, las situaciones se van resolviendo por suerte o simplemente se olvidan. Digo, ¿Por qué explotarían los servidores por el humo que les avienta González en su anuncio de cerveza?

Imaginemos que el género de películas de superhéroes es un basurero, y que hay un compactador en medio del basurero. Bloodshot sería ese compactador, uniría los desechos y el resultado sería inservible, pero (como todo mundo sabe) verlo funcionar sigue siendo muy entretenido. Así que no todo en esta cinta está tan mal. Hay elementos de la historia que son muy rescatables, como todo el rompecabezas que se va armando en la mente borrada de Bloodshot. De la misma manera, es interesante el diseño de las prótesis robóticas de los villanos (sobre todo los brazos arácnidos) y el personaje de Wilfred Wigans (Lamorne Morris) se roba la película, pese al horrible acento británico fingido.

Sin embargo, estos pequeños detalles no pueden salvar a este horrible intento de película de superhéroes. Porque tal vez nada podía salvarla: en una época de constantes repeticiones, un cómic como Bloodshot adaptado a nuestros traumas tecnológicos y con paupérrimas actuaciones y efectos especiales, no podía ser más que este espectáculo banal y hueco.

(Sony Pictures Entertainment)

Lo bueno
  • El diseño de los robots
  • El baile del villano/asesino
  • El concepto del borrado de memoria y reprogramación
  • Wilfred Wigans
  • No hay escenas post créditos
Lo malo
  • Eiza González lo hace fatal
  • Vin Diesel actúa como el peor Vin Diesel de la historia
  • Efectos visuales de televisión
  • El guión es inestable

(Sony Pictures Entertainment)

Veredicto

La película es mala y no tiene nada que ver que Disney y Warner lo estén haciendo bien. Da la sensación de que la producción no fue la correcta en todos los sentidos, porque Bloodshot pretende ser muchas cosas y no destaca en ninguna de ellas. No es buena como película de acción, ni como película de superhéroes, ni como delirio de ciencia ficción o comedia.

La historia es genérica y los pocos giros que tiene están más que cantados. Sólo un efecto especial es impresionante y por desgracia lo quemaron en el tráiler. Pese a todo esto y que fui a una función de prensa donde los asistentes estaban empecinados en reírse de algo que no daba risa, puedo decirles que si se duermen media hora al despertar no se habrán perdido de nada. Igual, si lo suyo es la misma diversión palomitera que ya nos retacan a la fuerza, ojalá disfruten de este hueso sin mucha carne.


Más reseñas