Lee también:

Reseña: Alita: Battle Angel — La mejor adaptación gringa de un manga y, aun así, mediocre

Robert Rodríguez cumplió el sueño de James Cameron y aunque su trabajo es bueno, no alcanza la grandeza de la obra original.