Primeras Impresiones: Iron Harvest – Probablemente el mejor RTS de 2020

| 29 de agosto de 2020
Pocas veces vemos un mundo alterno como este, adaptado en una forma tan precisa al género RTS.

Esta es más o menos la premisa de Iron Harvest 1920+, un juego de estrategia diseñado por el estudio alemán King Art Games y distribuido por Deep Silver:

Apenas unos años después del fin de la Gran Guerra, las potencias europeas disfrutaron de un breve periodo de incómoda paz que los mantuvo siempre alertas y en constante preparación para un nuevo e inevitable conflicto.

En este mundo, Sajonia, Rusviet y Polania, maravillados por la capacidad de los motores, el acero y las máquinas, desarrollaron nuevas y aterradoras tecnologías con las cuales se librarían las guerras del futuro”.

Este juego toma prestados muchos elementos de la fascinante imaginación y talento del ilustrador polaco Jakub Różalski, quien inspirado por la guerra ruso-polaca de 1919, imaginó un mundo alterno en el que las tradiciones, el misticismo y la tecnología, convergen en una mitología apropiadamente catalogada dentro del género “diesel-punk”.

Con la tradición del juego de mesa Scythe y el mundo de 1920+, Iron Harvest propone una enorme campaña individual con facciones distintas: Polania, Rusviet y Sajonia, protagonizadas por una súper unidad acompañada de tres héroes cada una y unidades especiales.

En este RTS hay administración de recursos y principalmente, combate a distancia entre tropas normales, unidades especializadas, mechas y vehículos blindados.

Las tres facciones comparten una sola historia en la que algunos elementos y personajes se entrelazan.

En Polania, la nación basada en Polonia, tenemos a Anna, una joven experta francotiradora que encabeza un escuadrón de élite que combate a las fuerzas del Rusviet, una combinación de la Rusia Imperial y la Unión Soviética del mundo real. Representando a esta facción aparece Olga y su enorme tigre.

Del lado de Sajonia, la campaña que pudimos jugar más, tenemos a Gunter von Duisburg, un barbudo barón prusiano que se acompaña de dos enormes lobos, Nacht y Tag… literalmente, Día y Noche, y que conduce un enorme vehículo blindado de cuatro patas al campo de batalla junto al Príncipe Wilhelm, un orgulloso miembro de la aristocracia, que conduce su propio mecha, el orgullo del ejército del Imperio de Sajonia.

A diferencia de otros juegos, los héroes de Iron Harvest no son unidades inmortales, sino que llevan al campo de batalla sus habilidades especiales que podrían cambiar el curso de un combate.

Ahora, como era de esperarse en un juego de este género, cada facción tiene sus unidades propias. Mis favoritas son la unidad PKP 17 “Eisenhans” de morteros con exotrajes y los siempre confiables Stürmtruppen.

En este juego, una de las dinámicas más interesantes que vi es la de cobertura, en la que tus unidades reciben menos daño del enemigo, la del mejoramiento de atributos en tiempo real de cada escuadrón, el poder recoger pertrechos de guerra abandonados por las tropas enemigas y la dinámica entre mecas, blindados, tropas de élite e infantería.

Un buen estratega podría salvar una partida aparentemente perdida, si domina bien la combinación de unidades de apoyo, empuje y tiro a distancia, como los morteros, por ejemplo.

El departamento artístico me encantó. Esta no debería ser una sorpresa debido a que detrás está el trabajo de Różalski. La presentación del juego es impecable y la atención al detalle se nota en casi cualquier aspecto del mismo.

Las unidades únicas tienen mucha personalidad y la música es excelente.

Los gráficos de este título son mejor de lo que esperaba para un RTS, aunque vaya, en el mercado hay juegos del mismo género que lucen mucho mejor.

Sin embargo, creo que dentro de su estética… caricaturesca y atmosférica, Iron Harvest hace un excelente trabajo.

Si algo no me gustó fue la calidad de las escenas prerrenderizadas. A veces se llegan a ver mecánicas y estériles, como si pertenecieran a un juego del 2005.

Iron Harvest estará disponible en septiembre de este año para PC, PlayStation 4 y Xbox One, aunque si me preguntan, un RTS solo se puede jugar bien con mouse y teclado.

Cuando llegue, ofrecerá la campaña individual con tres facciones, una porción multijugador, misiones especiales conocidas como Desafíos y modalidad de Escaramuza, para juegos rápidos e intensos, entre otras cosas.

Lo que más me gustó de Iron Harvest, es la oportunidad que me da de explorar un mundo nuevo; interesante y lleno de misterios por descubrir, con sus propias mitologías, idiosincrasia, leyendas, miedos y oportunidades.

Lo bueno
  • Jugabilidad pulida e interfaz de usuario amigable
  • La música no podría ser mejor
  • Excelente y atmosférica presentación y atención al detalle
  • Sirve como trampolín para conocer el trabajo de Jakub Rózalski
  • Buena curva de dificultad
  • Buenas actuaciones de voz
  • Personajes lo suficientemente interesantes como para sostener la narrativa
Lo malo
  • Hay algunos RTS similares que gráficamente son superiores
  • No imaginamos cómo esto se jugará en consolas
Veredicto

Vale la pena echarle un vistazo a este juego que, dentro de su género, creo que hace un buen trabajo al ofrecer mecánicas intuitivas, variedad de unidades y escenarios, y un más que competente desarrollo argumental con personajes interesantes, intrigas realistas y giros de tuerca que entrelazan las historias de cada facción para crear una narrativa todavía más profunda que vale la pena explorar.

Si te gustan los universos alternos, la historia del mundo y los juegos de estrategia, yo diría que Iron Harvest es el juego ideal para ti.

Recuerda que todavía no jugamos la versión completa y que cuando lo hagamos, sacaremos su correspondiente reseña, así que mantente al tanto.

ANUNCIO

Más reseñas