Este año Motorola decidió lanzar dos versiones de su modelo insignia. El primero de ellos, es el Moto X Play.

Motorola debe gran parte de su fortuna en el mundo de la telefonía móvil al Moto X, el modelo de gama alta de la compañía, que cada año se presenta como una solvente terminal que cuanta con varios elementos que la vuelven una gran opción dentro de la enorme variedad de teléfonos Android que inundan el mercado. En el 2015 la compañía decidió lanzar dos versiones del dispositivo: el Moto X Play y el Moto X Style. El primero de ellos es una versión más económica, lo que obviamente también significa una rebaja en algunas de sus características.

Como ya es costumbre en los smartphones de la marca, el Moto X Play tiene como una de sus mejores cartas de presentación el binomio calidad-precio, siendo una terminal eficiente técnicamente y con un precio sumamente competitivo. Su ligera desventaja es que, si se compara con el modelo del año anterior, tiene pocas novedades.

Diseño

Moto-X-Play-1

A primera vista el dispositivo no parece presentar un cambio tan grande en el diseño como el que se vio en años anteriores, pero si se le ve más detenidamente se observa que el marco de metal fue sustituido por una imitación de plástico, lo cual le resta puntos en la calidad de los materiales. Se mantiene la carcasa con textura, la cual le da solidez al manejo del dispositivo, pero se queda lejos de las lujosas tapas de piel o madera del modelo del año pasado, elementos que se reservan para el Moto X Style.

La carcasa, construida en policarbonato, es extraíble, lo cual permite darle mayor variedad y personalización al dispositivo adquiriendo alguna de las 13  diferentes partes traseras de colores brillantes que le otorgan un toque más juvenil a una terminal que de inicio se esfuerza por lucir seria.

En la parte superior, el dispositivo alberga la entrada para la tarjeta SIM y microSD (de hasta 128 GB), así como un puerto para auriculares en el centro. En la base se encuentra el puerto de carga microUSB. El botón de encendido y el control de volumen están situados en la lateral derecha del teléfono, al igual que en el Moto X 2014 el botón de encendido tiene una textura rugosa para que sea más fácil identificar con la punta del dedo. La zona donde se encuentra la cámara principal, el flash y el logo de Motorola cambia ligeramente, añadiendo una pieza de plástico de color metálico donde se incrusta la cámara y el flash, algo que está presente en todos los teléfonos actuales de la marca, incluyendo el Moto G 2015.

Moto-X-Play-6
A diferencia del modelo del año pasado, el marco de metal fue sustituido por una imitación de plástico.

Como ya es tendencia, el dispositivo aumentó su tamaño con respecto al Moto X 2014, llegando ahora a los 148.0 mm x 75.0 mm x 10.9 mm. Obviamente el mayor tamaño también trae consigo un ligero aumento de peso, alcanzando los 169 gramos (25 más que el modelo anterior). Aún así, sigue siendo un dispositivo cómodo, sobre todo por la curvatura que permite que se acople a la mano perfectamente. Si se está acostumbrado a utilizar dispositivos más compactos, el usuario tardará un poco en acostumbrarse a no sentirlo demasiado grande, pero si ya se es un usuario de las cada vez más populares phablets no tendrá ningún problema.

En líneas generales el diseño mantiene una apariencia elegante, desde mi punto de vista incluso se ve mejor que el año pasado, pero comparado con el Moto X 2014 da la impresión de que los materiales bajaron en calidad. Lo anterior no es ninguna sorpresa, ya se sabía desde el anuncio oficial que éste sería una versión económica de su modelo estrella.

Pantalla

Moto-X-Play-5

El elemento menos trabajado es justamente esta parte de la terminal. En lugar de una pantalla AMOLED, ahora el Moto X Play se va para atrás y viene con una pantalla LCD de 5.5 pulgadas, es decir sólo 0.3 pulgadas más grande que el modelo del año pasado. Como es de esperarse, la resolución es menor y se estanca en Full HD (1,920 x 1,080 pixeles) con una densidad de 401 pixeles por pulgada, quedando por debajo de los 423 pixeles del 2014. Además, el panel mantiene la protección de Corning Gorilla Glass 3.

La reproducción de color es muy equilibrada y de alto contraste, sin embargo, sufre el mismo problema que el nuevo Moto G: los colores tienden a ser opacos y con menos brillo. En exteriores es más que solvente, su pantalla no pierde claridad incluso cuando se observa en ángulos poco favorables, aunque para esto es necesario ajustar de manera correcta el brillo en la sección correspondiente.

En general, la pantalla no sorprende en sus especificaciones, pero sólo si se le compara con gamas altas.

Rendimiento

Moto-X-Play-2

El Moto X Play funciona con un procesador Snapdragon 615 octa-core, el mismo procesador que se encuentra en el HTC Desire 820 o el Samsung Galaxy A7. Cuatro de los ocho núcleos del chip funcionan a una velocidad de 1.7 GHz y los otros cuatro a 1.0 GHz.  El GPU es un Adreno 405, un procesador de gráficos de gama media; lo mismo sucede con sus 2 GB de RAM, en los dos aspectos se mantiene por debajo del Moto X 2014. Aún así, el dispositivo es rápido y no presenta problemas a la hora de realizar acciones complejas, como cargar un video de alta resolución o a la hora de jugar con aplicaciones pesadas. Yo lo probé con Pac-Man 256 y Angry Birds 2 sin ningún tipo de lag.

En general es más que eficiente, ya sea para el uso diario o algo más multimedia. En los días que lo usé nunca presentó ningún tipo de problema y rindió bastante a la hora de dedicarme a disfrutar algún juego. Nunca sentí que el dispositivo se calentara, ni que bajara en su rendimiento, ni siquiera cuando tenía muchas ventanas abiertas.

Cámara

Moto-X-Play-3

En este apartado el Moto X Play sí da un salto de calidad, pasando de los 13 MP de la versión del año pasado a 21 MP en la cámara principal de la terminal, que permiten fotos claras y nítidas. El dispositivo incluye un flash dual de dos tonos, capaz de grabar video a 1080p y 30 fps.

A diferencia del modelo del año pasado, que presentaba problemas cuando se tomaban fotos en la oscuridad, el flash dual del Moto X Play consigue eficientes tomas incluso cuando hay poca luz o es de noche, gracias a su modo nocturno. En la aplicación de la cámara se incluye una opción para grabar videos en cámara lenta, tomar fotografías panorámicas, y controlar el grado de exposición de la toma (algo que será del agrado de los fans de la fotografía), pero también controles sencillos si sólo se busca tomar una imagen rápida y fácilmente.

La cámara secundaría es de 5 MP y es la misma que se incluye en el nuevo Moto G 2015. Ésta presenta imágenes con tonos más nítidos  y un aumento de calidad en en la parte de las selfies, pero nada para brincar de alegría.

Batería y cargador

Moto-X-Play-4

Uno de los puntos más destacables del Moto X Play es su batería de 3,630 mAh (no extraíble), la cual rinde más de dos días con un uso moderado, mientras que dándole un uso más rudo, constante y multimedia rinde un aproximado de 10 horas. La terminal incluye el nuevo cargador Turbo Charge de Motorola, el cual permite cargar de forma impresionantemente rápida la batería, alcanzando una carga del 35% en tan sólo 15 minutos. En este punto el dispositivo sí se encuentra por encima de la competencia.

¿Algo más?

Como ya es costumbre en los nuevos equipos de la marca, tiene protección contra salpicaduras. A pesar de eso no es tan espectacular como la del Moto G 2015, por lo que no podrá sumergirse ni es resistente al polvo. En México se vende a partir de los 5,999 pesos en su versión de 16 GB, y 6,498 pesos el modelo de 32 GB.

Lo bueno
  • La calidad de la cámara mejora ostensiblemente.
  • Se solucionó el problema de las fotos borrosas con condiciones de poca luz.
  • La versión de Android viene prácticamente limpia.
  • El cómodo diseño.
  • La batería.
  • El sistema de carga extrarápido.
  • El precio.
Lo malo
  • El regreso del panel LCD.
  • Volver al plástico en los acabados.
  • Que el grosor del teléfono es incluso mayor al de la versión del año pasado.
  • Que lo presenten como un Moto X cuando es más bien un Moto G recargado.
Veredicto

Moto-X-Play-7

El Moto X Play queda lejos de la competencia de los gama alta, pero esa nunca fue su intención. En conclusión, en el segmento de los gama media el Moto X Play es una gran terminal a un muy buen precio. Incluso me atrevo a decir que debe de ser una de las mejores opciones del mercado y una compra obligada si se requiere un teléfono de este segmento. Si se es más exigente es mejor esperar a la llegada del Moto X Style.

Moto-X-Play

Características técnicas

Dimensiones: 148.0 mm x 75.0 mm x 10.9 mm
Peso: 169 g
Pantalla: 5.5 pulgadas
Resolución: FullHD (1920 x 1080p)
Procesador Snapdragon 615 de 1.7 GHz
16/32 GB de almacenamiento interno expandible mediante microSD
2 GB de RAM
Cámara principal: 21 MP con apertura f/2.0
Cámara secundaria: 5 MP
Resistente al agua
NFC
Batería de 3630 mAh
Android 5.1.1 Lollipop

Ver más
Otras reseñas