El nuevo iPad es muy parecido a su antecesor y tiene algunas mejoras que se agradecen bastante… pero no esperes maravillas.

En apariencia el nuevo iPad luce idéntico a su antecesor, pero tiene mejoras técnicas que lo hace una buena oferta para el estudiante o el usuario casual al que no le molesta tener una tableta con una cámara principal de apenas 8 MP y un stylus glorificado encima.

La sexta generación del iPad de 9.7 pulgadas es la primera en ser compatible con el Apple Pencil, la herramienta para ilustrar con precisión o tomar notas, que había acompañado al iPad Pro desde su lanzamiento en 2015.

Apariencia anticuada, pero por una buena razón

Ya dijimos que el iPad de 2018 es idéntico al de quinta generación, y eso realmente no tiene nada de malo pues ¿para qué arreglar lo que no está roto?

Notamos que al frente el aparato muestra bordes demasiado gruesos y un botón de Home con Touch ID que, comparado con el iPhone X o incluso el iPad Pro, luce algo anticuado. Pero, a decir verdad, la presencia de bordes gruesos tiene una buena razón: la comodidad de uso.

Seamos sinceros, ¿para qué quieres un iPad sin bordes frontales cuando la forma en la que lo usas siempre es con ambas manos? Al tener bordes gruesos, se evitan errores de manipulación y se permite una mayor comodidad al momento de manipular su pantalla frontal.

Lo mismo con la ausencia de FaceID, característica presente en el iPhone X que reconoce tu rostro para desbloquear el aparato y realizar compras en la App Store: ¿para qué incorporarla en un dispositivo que muy pocas veces tendrás frente a tu rostro?

Además, la incorporación de esta avanzada tecnología de reconocimiento facial habría subido el coste de producción de esta tableta que, por el mismo precio en la que se vendió su versión anterior, ofrece algunas mejoras técnicas que hacen que la oferta actual valga la pena.

El aparato pesa poco menos de medio kilo y eso hace que siga siendo igual de cómodo que sus antecesores. Además, el tamaño de la pantalla (9.7″) es ideal tanto para tomar notas, como para ilustrar, ver videos en YouTube, jugar algunos videojuegos en compañía de alguien más o hacer uso de sus capacidades de realidad aumentada.

Compatibilidad con el Apple Pencil

Este es el primer iPad (que no es Pro) que acepta el uso del Apple Pencil y, a decir verdad, es una innovación que se agradece. Y es que tomar notas con ayuda del dispositivo, es más cómodo de lo que parece.

Este stylus de alta precisión reconoce bien nuestra forma de escribir o ilustrar, además de que la pantalla del iPad ignora nuestra mano cuando la apoyamos sobre ella (como cuando usamos una libreta de papel), lo que evita errores de navegación. Sin embargo, notamos cierto lag o desfase entre nuestras acciones y los trazos en la pantalla, pero no es algo agobiante con lo que no podamos vivir.

La pila del Apple Pencil tiene buena autonomía y hasta la fecha (llevamos más de un mes de uso continuo), no hemos necesitado cargarla más de dos veces. Es agradable saber que puedes cargar el Pencil directamente desde la toma de corriente eléctrica o tomando prestada energía del iPad mediante su ranura Lightning, en caso de “emergencia”.

Hay muchas apps gratuitas de ilustración que aprovechan el Apple Pencil, pero a decir verdad, si no eres ilustrador profesional, será difícil disfrutarlo. Sin embargo, es bastante fácil tomar notas con el dispositivo y más cuando decidimos deshacernos de nuestras libretas de papel para usar al iPad como Moleskine particular.

El único inconveniente con esta decisión es el constante golpeteo del stylus con la pantalla que, en algunas juntas, se hace evidente y llega a molestar a otros.

Realidad aumentada: una adición ¿necesaria?

Apple presentó el iPad de sexta generación como “la herramienta ideal para los estudiantes”, por lo que la decisión de añadir capacidades de realidad aumentada (AR, por sus siglas en inglés) en esta tableta, se justifica de cierta manera.

Sin embargo, si eres un treintañero oficinista, esta función realmente no ayuda en gran cosa, a menos que seas de los que les gusta deambular por la oficina con una tableta frente al rostro, buscando cosas que solo tú puedes ver.

La mayoría de las apps que aprovechan las capacidades de AR del iPad tienen fines educativos, así que si no tienes un hermano menor o un hijo que pueda aprovecharlas, pocas razones tendrás para gastar en una de estas aplicaciones.

Fuera de lo educativo, no hay gran variedad de aplicaciones o juegos que aprovechen el AR, y en la mayoría de los casos, la novedad se desvanece pronto. Si no me crees, pregúntale a un usuario de iPhone X cuántas apps de AR tiene y cuándo fue la última vez que usó una.

Concedido: hay desarrolladores mexicanos que están haciendo cosas muy interesantes con ayuda del ARKit de Apple, pero estas no pasan de ser un gimmick o algo que es llamativo solo durante los primeros 15 minutos de uso.

Tecnología competente… y nada más

Por dentro este aparato cuenta con un procesador mejorado A10 Fusion Quad-core a 2.34 GHz de velocidad y un coprocesador M10 que ayuda a disfrutar videojuegos de gráficas avanzadas y hacer posible visualizar apps de AR. En este apartado las cosas no van mal, pero tampoco nos vuelan la cabeza.

Las entrañas de la tableta, junto con su sistema operativo iOS 11, permiten aprovechar sus cualidades multitarea de pantalla dividida hasta cierto grado y eso se agradece.

Sin embargo, los 2 GB de RAM del aparato hacen que esta función se sienta muy limitada e incluso torpe. En muchas ocasiones encontramos que las apps de Google en el iPad no funcionan tan bien como en el iPhone X y eso se vuelve muy molesto bastante rápido.

La autonomía de la batería es de 10 horas por carga, según Apple, pero en la práctica, siete horas de uso continuo es una aproximación más certera. En este aspecto, consideramos que Apple lo hizo bien.

Como ya habíamos mencionado, la cámara trasera de este iPad es “sólo” de 8 MP, pero seamos sinceros, ¿realmente eres de los que va a un concierto para tomar fotos y video con un iPad que invade la visión del resto de los asistentes? Si realmente eres de esa gente, no lo seas.

A pesar de su limitada tecnología fotográfica, la cámara trasera del iPad de sexta generación es capaz de grabar video a 1080p, hacer zoom de hasta tres aumentos (3x), capturar imágenes en cámara lenta (120 fps), reconocer rostros y cuerpos, aprovechar la Estabilización Óptica de Imagen para evitar que el video salga sacudido y tomar fotos con Alto Rango Dinámico (HDR, por sus siglas en inglés).

Por otro lado, la cámara frontal de 1.2 MP puede grabar video a 720p, tomar fotos con HDR, aprovechar el modo ráfaga y reconocer rostros y cuerpos.

El sensor de huellas digitales funciona bastante bien, pero muchas veces la posición en la que tenemos el iPad hace difícil el desbloqueo mediante esta herramienta, por lo que muchas veces te verás en la necesidad de introducir el pin numérico para acceder a tus apps. Finalmente, el iPad incluye los sensores de siempre: de luz, barómetro, giroscopio de tres ejes y acelerómetro.

¿Y qué tal es para ver videos o escuchar música?

Una de las cosas para la que más se aprovecha la gran pantalla de una tableta es el entretenimiento y en este aspecto, el iPad de Sexta generación no falla. Además, las bocinas de este modelo suenan bastante alto, incluso más que las del iPad de la generación pasada.

El iPad Pro goza de un sonido excelente debido a que cuenta con cuatro bocinas: dos dispuestas en cada extremo del dispositivo, pero el iPad solo cuenta con dos altavoces colocados en la parte inferior, junto al puerto de conexión Lightning. Aun así, su calidad de sonido y balance de graves es bastante buena… para no ser la versión Pro.

La pantalla LED de 9.7 pulgadas del aparato cuenta con tecnología IPS que permite visualizar videos en alta definición con un buen balance de blancos y negros, así como con colores brillantes. Su resolución es de 2,048 por 1,536 pixeles con una densidad de 265 ppp, lo que significa que su imagen no será tan limpia como la de tu iPhone X o Huawei Mate 10 Pro, pero sí será FullHD.

En el apartado de videojuegos, la tableta entrega, pero seamos serios, ¿qué jugador serio usa un iPad como plataforma principal? La respuesta corta: casi ninguno.

No sabemos porqué, pero Apple suele hacer cosas contradictorias. Por un lado dice que el futuro de sus dispositivos es inalámbrico (de ahí la falta de jack de 3.5 mm para audífonos en sus teléfonos más recientes), y por el otro, mantiene la posibilidad de usar auriculares alámbricos en su tableta más reciente.

Tal vez sea porque Apple sabe que el público de este producto estaría más inclinado a usar sus viejos audífonos con jack de 3.5 mm, pero este iPad de sexta generación, lo incluye.

Otros aspectos interesantes

Hay dos versiones de este iPad: la de Wi-Fi y la que además ofrece datos móviles. Como era de esperarse, la que incluye la posibilidad de conectarse a una red 4G LTE cuesta más que la otra y para ser sinceros, funciona bastante bien en la mayoría de los casos. Pero no esperes que tu partida de Blackjack en línea se mantenga con un buen ping cuando vas viajando en un túnel de Metro.

La versión de datos móviles pesa un poco más que la de sólo Wi-Fi, pero sus dimensiones son las mismas: 240 mm de alto, 169.5 mm de ancho y 7.4 mm de grosor.

Ambos modelos vienen con dos capacidades de almacenamiento interno: 32 y 128 GB, sin capacidad de expansión. La diferencia técnica es nula entre las cuatro versiones, así que lo único que deberás tomar en cuenta al comprar el iPad de este año, es su precio, que va de los 8,000 a los 13,800 pesos.

El iPad se vende en tres colores: plata, dorada y gris, y de entrada, viene con iOS 11, aunque ya hay una actualización disponible en el App Store.

Lo bueno
  • Buena autonomía por carga.
  • Mejoras sustanciales al mismo precio que la anterior.
  • Cámara trasera competente.
  • Compatibilidad con el Apple Pencil.
  • Excelente para la multitarea.
Lo malo
  • Sin teclado, es difícil sacarle jugo para aumentar la productividad.
  • El uso del Pencil llega a ser molesto para otros.
  • La multitarea llega a fallar en algunos casos.
  • El Touch ID falla mucho más de lo usual.
  • Una cámara frontal que pudo haber sido mejor.
Veredicto

Seamos sinceros, un iPad es ya más para el entretenimiento que para otra cosa. Algunas personas lo usarán para presentar sus proyectos gráficos, pero su tamaño es cada vez menos conveniente para los que prefieren usar su smartphone como segunda pantalla.

Su capacidad multitarea hizo muy fácil hacer de esta una especie de Netbook bastante competente, pero muchas veces batallamos para domarla pues no siempre respondió como habríamos deseado.

Casi nunca aprovechamos sus capacidades de AR y cuando lo hicimos, la novedad se disipó rápidamente. Este aspecto se aprovecharía mejor en las aulas de clase que en una oficina o en el hogar.

Muchas de las cosas que podemos hacer en la paquetería de ofimática de Apple, con el Pencil, se mantienen solo ahí. Así que si el resto de tus compañeros no la tiene, será un dolor de cabeza compartirlas o hacerlas compatibles con el omnipresente Office, a menos que hagas una presentación de PowerPoint con capturas de pantalla tomadas directamente de tu iPad.

Nuestra recomendación: cómprala solo si nunca has tenido un iPad y realmente te urge uno… o si eres un profesor de biología que se siente muy innovador.

iPad sexta generacion 2018

iPad (6a. generación)

Dimensiones: 240 x 169.5 x 7.5 mm.

Peso: 469 gramos (Wi-Fi) / 478 gramos (LTE).

Pantalla: IPS LCD 9.7″.

Resolución:1536 x 2048 / 264 (ppi).

Procesador: Apple A10 Fusion Quad-core @ 2.34 GHz.

Coprocesador:M10

Almacenamiento: 32/128 GB.

RAM: 2 GB.

Cámara trasera: 8 MP (f/2.4, 31mm, 1.12µm), autoenfoque, OIS, Detección de Rostros.

Cámara delantera: 1.2 MP.

Puertos: Lightning.

Conectividad: Bluetooth 4.2, Wi-Fi, Datos Móviles LTE.

Batería: 32.4 Wh.

Precio: De $8,000 ha $13,800 pesos.

Ver más
Otras reseñas