Estafadora de Wall Street reseña

Lo que parecía una película frívola es una mirada interesante sobre las stripers.


La última cinta protagonizada por Jennifer Lopez me sorprendió por más de una razón. A decir verdad no tenía muchas expectativas (aunque a pesar de eso me cuidé de no leer mucho sobre la película antes de verla). Lo que parecía una película frívola sobre un montón de mujeres criminales que estafan a los ricos de Wall Street con sus encantos y en la que todas terminan viviendo en una mansión en Beberly Hills es en realidad una mirada interesante y desencantada que analiza (a veces de manera aguda, a veces de manera descuidada y superflua) el estatus de las mujeres que viven de sus cuerpos y las relaciones que se forjan al interior de este círculo.

También te recomendamos: Ellas Mandan: Una divertida mirada a la diversidad de la industria del entretenimiento

Basado en una historia (no tan) real

Las estafadoras de Wall Street reseña
(Foto: Annapurna Pictures)

La trama de Las estafadoras de Wall Street se desdobla en dos niveles. Conforme vemos la cinta nos damos cuenta que se trata de una narrativa que está insertada dentro de otra narrativa, de una especie de meta-historia. En uno de ellos, el que inmediatamente nos atrapa, Destiny (Constance Wu) es una chica que trata de mantener a su abuela bailando en un club nocturno; en el otro Destiny le relata su testimonio a una periodista, años después de lo sucedido. Es un recurso más o menos popular, y que en esta película es particularmente efectivo para juguetear entre el documental periodístico (después de todo el argumento está basado en una historia real) y la ficción.

Estafadoras de Wall Street reseña
(Foto: Annapurna Pictures)

Quizá lo único que no me gustó de este recurso es que es introducido muy tarde en la película, y por ello da la sensación de que lo metieron a la fuerza. Por otro lado, el hecho de que lo hicieran de esa manera contribuye a la evolución de la cinta que se mueve de una ambientación frívola, brillosa y extravagante hacia un tono más dramático y por momentos oscuro.

Jennifer López como Jennifer Lopez

Hay quienes creen que a Jennifer su interpretación le podría valer un Oscar. Yo no lo afirmaría (ni negaría) tajantemente, y tengo un par de motivos para pensar eso. Y es que Jennifer Lopez parece estancada durante toda la película. No es que su actuación no esté llena de personalidad, o que no tenga buena química con Constance Wu, sino que sencillamente su papel la obliga a ser ella misma más de lo que podría serlo, lo que resulta en una Jennifer López demasiado rígida, unidimensional y que se desborda en toda la película invadiendo lugares que, quizá, no debería. La cinta trata de presentarnos una figura maternal y de liderazgo en Lopez, pero da la sensación de que explota de más esa veta y trata de obtener de ahí más de lo que necesita. Es por ello que el personaje de Jennifer se agota rápidamente y se vuelve predecible y empalagoso.

Estafadoras de Wall Street reseña
(Foto: Annapurna Pictures)

Otra es la historia de Constance Wu, quien logra meterse por completo en el papel de una chica que en sus veintes es el único sostén de su familia. Esto la coloca en una situación más compleja que le permite desarrollarse en múltiples direcciones: como líder, como madre, como mujer. Durante toda la película seguimos su historia con emoción (o al menos con interés). Lo que hace de Destiny un gran personaje, y me atrevería a decir que por ello logra opacar a Jennifer Lopez, es la variedad de sus momentos y la emoción y personalidad que imprime en cada uno de ellos. Es una persona, no simplemente una imagen. En ella se resume uno de los aspectos que más me gustó de la película: el hecho de que, a pesar de no ser completamente ficción ni documental, se siente orgánico en lo que es y lo que plantea, sobre todo durante la segunda mitad.

No todo cabe pero todo está en la película

Estafadoras Wall Street reseña
(Foto: Annapurna Pictures)

Destiny se salva de la excesiva idealización a la que las demás están sometidas, y por ello es el personaje más auténtico. Por lo demás, también es la única que tiene una historia de fondo. Por otro lado, en ciertas partes de la película se queda la sensación de que hay algo que está de más, algo superfluo en exceso, algo que no cuadra del todo. Uno de ellos es la manera en que son introducidos los demás personajes. Fuera de Wu (y de Lopez en cierta medida) los demás se sienten demasiado artificiales y por momentos sobre actuados.

Otra de las cosas que podría resultar algo molesta es que la película en su conjunto no termina por embonar todos sus elementos. En toda la película hay bromas y momentos graciosos intercalados entre los grandes fragmentos narrativos, y si bien no es molesto al principio, después nos preguntamos qué tan necesario era.

Lo bueno
  • Una historia orgánica en lo que parecía un completo cliché
  • Una estructura narrativa interesante
  • La actuación de Constance Wu
Lo malo
  • El marketing de la película es pésimo y da una imagen frívola de ella
  • Que todos le están aplaudiendo a Jennifer Lopez cuando deberían estarlo haciendo lo mismo pero a Constance Wu
  • La mayoría de los personajes se sienten falsos
Veredicto

La estafadoras de Wall Street es una cinta que puede ser disfrutada por muchas razones. Lamentablemente no todos sus elementos embonan completamente y a veces la forma en que son contados hace que contrasten fuertemente. Y a pesar de esto hay muchas cosas que valen la pena, como algunas actuaciones y la manera en que la historia se estructura.


Título: Hustlers.

Duración: 1 hr 50 mins.

Director: Lorene Scafaria.

Elenco: Constance Wu, Jennifer Lopez, Julia Stiles, Mette Towley, Cardi B,

País: Estados Unidos.

Ver más
Otras reseñas