En 1998 se estrenaron dos películas que marcaron nuestro imaginario apocalíptico: Armageddon e Impacto Profundo. ¿Ustedes de qué lado están?

Color Hormiga Podcast

En Color Hormiga estamos estrenando una nueva sección. Hemos hablado clásicos y de grandes directores, pero nunca hemos enfrentado a una cinta con otra. Ahora, para estrenar esta nueva forma de adentrarnos al hormiguero escogimos dos películas insignes de 1998: Armageddon y Deep Impact (Impacto Profundo).

En aquel viejo año de 1998, cuando todavía temíamos por el Y2K, descargábamos en floppy disks y rentábamos películas en el Videocentro, había una extraña costumbre hollywoodense: las cintas se estrenaban por pares. Estos pares, siempre en una extraña estabilidad entre lo cerebral y el entretenimiento más burdo, se puede comprobar con muchas películas: The Thin Red Line y Saving Private Ryan; Antz y A Bug’s Life; The Truman Show y Pleasantville; y, justamente Impacto Profundo y Armageddon.

Estas dos cintas son tan diferentes y similares como todos los binomios extraños que acabamos de citar. Ambas son películas que hablan de un enorme meteorito que se va a impactar sobre la Tierra y del sacrificio que deben hacer unos astronautas para impedirlo. Ahora, mientras Impacto Profundo está dirigida con una peculiar sensibilidad por Mimi Leder, directora insospechada del cine de esa época, Armageddon está dirigida por el máximo machín misógino Michael Bay con el tacto delicado de un martillo en fuego.

De cualquier forma, entre la violencia masculina de Michael Bay y la lectura intimista de la creadora de The Leftovers están todos nuestros recuerdos noventeros. Ahí está Aerosmith desgañitándose, Bruce Willis siendo un gran héroe de acción, un joven Ben Affleck, Morgan Freeman como presidente de Estados Unidos y todos los clichés melodramáticos de una época irrepetible.

Con nuevas recomendaciones semanales, patrocinios sin sentido, mucha discusión y alguna que otra anécdota instructiva sobre la fauna morelense, este episodio de Color Hormiga promete entretenimiento de impacto. O, al menos, mucha nostalgia.

Suscríbete y escúchanos en:

O directo desde YouTube:

temas