En la serie de Luis Miguel vemos varias referencias a los videojuegos de los años ochenta.

Luis-Miguel-Serie-Videojuegos

(Imagen: Netflix)

La telenovela de Luis Miguel –esa a la que Netflix llama cariñosamente “serie”– tiene a medio México pegado a la pantalla cada domingo. Y no es para menos. La historia de Luismi le ha pegado en la más profunda nostalgia a varias generaciones que crecieron con sus canciones.

Además del Baby’O en Acapulco o del Siempre en Domingo de Raúl Velasco, en Luis Miguel: La Serie hay algunas referencias más discretas que nos remiten al México de finales de los ochenta. Curiosamente, algunas de estas referencias tienen que ver con los videojuegos.

La carrera de Alexito

En el tercer capítulo de la serie, Luis Miguel (Diego Boneta) está en medio de una bacanal organizada por su padre, Luisito Rey (Óscar Jaenada). Harto, Luismi huye de la fiesta para ir en busca de su novia Mariana Yazbek (Paulina Dávila), pero no sin antes llevarse a su hermano menor Alejandro Basteri (Juanpa Zurita).

Cuando Luis Miguel entra a la recámara, vemos que Alexito está sentado frente a un televisor entretenido con un videojuego.

Luis-Miguel-Serie-Videojuegos
(Imagen: Netflix)

Una toma rápida a sus manos lo confirma: es un control del NES. Hasta ahí todo bien. Estamos en 1988 y la consola de Nintendo tiene ya varios años en el mercado.

Luis-Miguel-Serie-Videojuegos
(Imagen: Netflix)

Pero vayamos a lo importante. En la pantalla vemos que Alejandro está metido en un juego de carreras. Sin embargo, las gráficas del juego no corresponden a las del NES de 8 bits, pues son mucho más avanzadas a las que soportaba la consola.

Además, el velocímetro y el mapa de la interfaz del juego se cortan en la pantalla y por ningún lugar se ve a otros vehículos en la pista. Tampoco parece que Alex esté jugando en modo contrarreloj, ya que ni siquiera hay un cronómetro.

Luis-Miguel-Serie-Videojuegos
(Imagen: Netflix)

Lo peor es que si se activan los subtítulos, el texto dice que en la escena se escucha “música de Super Mario Bros”. ¿Qué clase de Mario es ese, Alexito?

Luis-Miguel-Serie-Videojuegos
(Imagen: Netflix)

Luismi y el dinosaurio

Después, los videojuegos vuelven a aparecer durante el episodio cinco, cuando el buen Micky juega NES en la sala de su casa mientras se recupera de una cruda nivel José José. Esta vez no vemos la consola, pero sabemos que está ahí porque Luismi sostiene ese inconfundible control.

Luis-Miguel-Serie-Videojuegos
(Imagen: Netflix)

Mientras Micky intenta lidiar con la resaca con un poco de videojuegos, su representante Hugo López (César Bordón) llega al lugar para recriminarle sus más recientes descalabros. En ese momento se abre la toma, y vemos lo que Luismigamer está jugando.

Luis-Miguel-Serie-Videojuegos
(Imagen: Netflix)

Se trata del videojuego de un dinosaurio verde que, por cierto, también está muy por encima de la potencia gráfica del NES. Y de la interfaz mejor ni hablamos, pues el HUD es tan pobre que ni quiera hay una barra de vida y sólo se pueden distinguir unas manchas en el lado superior izquierdo.

Luis-Miguel-Serie-Videojuegos
(Imagen: Netflix)

Aunque Luismigamer apenas es capaz de jugar este remedo de Radical Rex (y eso ya es decir mucho), se da el lujo de corregir a Hugo y dejarle muy claro que no es un Atari, sino un flamante Nintendo traído desde Estados Unidos.

Hugo nota la deplorable condición de su representado y entonces apaga la televisión para poder charlar seriamente con él. ¡Coño, Micky!

(Imagen: Netflix)

¿Serán todas las referencias a los videojuegos que veremos en la serie de Luis Miguel? Esperemos, por el bien de la ñoñería y el amor a la precisión, que así sea.

temas