Buscan que la Secretaría de Gobernación regule la clasificación de los videojuegos.

Una vez más los políticos mexicanos intentan regular los videojuegos en nuestro país. En esta ocasión se trata de un equipo formado por senadores del PRI y el Partido Verde, que aseguran que es necesario regular la industria de los videojuegos por “violentos” y, en muchas ocasiones, incluir “situaciones de discriminación sexual y racial, tortura y xenofobia”.

El senador zacatecano Carlos Puente del PVEM (que presume en su curriculum ser especialista en Mercadotecnia Política) y la senadora neoleonesa Cristina Díaz Salazar del PRI, presentaron una iniciativa de ley que, si se aprueba, le otorgará facultades a la Secretaría de Gobernación para establecer los criterios de clasificación de los videojuegos que se vendan y distribuyan en nuestro país. Hasta ahora, esa tarea corresponde al Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), pero los senadores sostienen que la Secretaría de Gobernación, vía RTC (Dirección General de Radio, Televisión y Cinematografía), está más capacitada para esa tarea.

“Muchos de estos juegos tienen contenidos violentos, que en ocasiones se combinan con situaciones de discriminación sexual y racial, tortura o xenofobia, por mencionar algunos. Incluso, algunos videojuegos llegan a presentar a la violencia como algo actual, real e incluso “atractivo”, se pude leer en la propuesta de los senadores.

Los senadores Puente y Díaz también proponen que los distribuidores de videojuegos deben imprimir claramente en la caja de los videojuegos la clasificación del juego de acuerdo con los lineamientos de la Secretaría de Gobernación. Es decir, a pesar de que todos los videojeugos incluyen una clasificación (la ESRB), los senadores quieren que ahora tengan la clasificación mexicana (AA, A, B, B15, C y D) y proponen sancionar a los distribuidores y comercializadores que incumplan la Ley General de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes.

Esta no es la primera ocasión que el Partido Verde arremete en contra de los videojuegos, basta recordar que en el 2015 el diputado Antonio Cuéllar Steffan intentó poner duras multas a los que vendan juegos violentos a los niños, porque, de acuerdo con él “contribuyen al desequilibrio del desarrollo mental de la juventud”.

vía Proceso

fuente Senado de la República

temas