Jugadores de Xbox son más agresivos que los de PlayStation

Además, los jugadores de FIFA son los que rompen más controles.

En Inglaterra, un estudio reciente reveló que los jugadores de Xbox son más agresivos que los de Playstation… además de otros interesantes datos sobre agresividad en los gamers.

También te recomendamos: Los videojuegos no producen asesinos, el mundo real sí

El estudio, realizado por la página inglesa top10casinos a través del cuestionario de agresividad de Buss y Perry a 964 jugadores, se enfocó en cuatro aspectos principales: agresiones físicas, agresiones verbales, ira y hostilidad. Los resultados revelaron que los jugadores de Xbox son los que alcanzaron niveles más altos en las cuatro categorías y superaron a los jugadores de PlayStation.

Los investigadores también descubrieron que los hombres son 20% más agresivos físicamente que las mujeres que juegan los mismos juegos. De hecho, las agresiones físicas se reflejan en la cantidad de equipo de gaming (controles, consolas y otros artefactos) que han destruido como consecuencia de sus hábitos de juego: los hombres tienden a romper equipo 55% más que las mujeres. Los jugadores de FIFA y Call of Duty son los que más tienden a romper cosas.

“Es oficial, los jugadores de Xbox son los gamers más tóxicos y tienen los niveles más altos de agresión física, agresión verbal, ira y hostilidad. ¿Alguien más tiene flashbacks del lobby de Modern Warfare 2 en Xbox 360?”.

Nuevamente, los jugadores de Call of Duty resultaron ser los más agresivos de todos, seguidos de los de Battlefield y FIFA. Puede que estos resultados sean más o menos predecibles porque los tres juegos implican un gameplay altamente competitivo. No obstante, la mayor sorpresa la dieron los jugadores de Animal Crossing: New Horizons, que resultaron ser más agresivos físicamente que los de Grand Theft Auto en línea.

Los resultados sugieren que los niveles de agresividad no están determinados por la violencia dentro de los juegos ni el contenido de estos (como ya han demostrado innumerables estudios sobre la relación entre videojuegos y violencia), sino por el nivel de competitividad que estos exigen.