Los escándalos de seguridad terminaron por afectar el valor de Yahoo.

Primero nos preguntamos, ¿quién querría comprar Yahoo? Sobre todo luego de que para diciembre de 2015, las acciones de la compañía se habían devaluado casi un 34%. Además, la compañía abandonó sus operaciones en China y vendió parte de sus servicios a Alibaba para crear Altaba (una vez terminada la transacción con Verizon), sólo para que más tarde se tuviese que despedir de Yahoo Maps, Yahoo TV y Yahoo Autos. En resumen, la empresa iba en picada.

Pero, como dice el refrán popular, “siempre hay un roto para un descocido”, y en julio del año pasado Verizon anunció la compra Yahoo por 4,800 millones de dólares. Entonces algunos pensaron que Verizon era una compañía carroñera que, precisamente, compraba grandes corporativos a punto de quebrar, por precios “accesibles”. No hay que olvidar que la empresa compró AOL por 4 mil millones de dólares en 2015 y que este año va por Charter, la empresa que compró Time Warner Cable.

Sin embargo, Yahoo no tiene para cuándo ver la luz al final de túnel. Después de sus dos ataques cibernéticos y de los cuales la compañía no dio noticia alguna hasta septiembre y diciembre del año pasado, era muy probable que Verizon decidiera reconsiderar su oferta por la compañía. En un principio se rumoraba que la oferta podría disminuir cerca de 250 millones de dólares, pero por fin sabemos de manera oficial que Verizon únicamente redujo su oferta 130 millones de pesos, por lo que su propuesta final suma 4,670 millones de dólares.

Si consideramos las filtraciones y las posteriores investigaciones por parte de la comisión de valores de Estados Unidos, la verdad es que a Yahoo no le ha ido nada mal con esta oferta. Al momento las acciones de Yahoo se incrementaron 0.29% y el valor por acción al día de hoy es de 45.39 dólares.

vía Reuters

temas