Así es como el Jack Dorsey y compañía planean detener los ataques a sus usuarios.

Twitter no sólo es el periódico más grande del mundo, también se caracteriza porque permite una aparente horizontalidad entre las grandes personalidades y los seres humanos de a pie. Prueba de ello es que se ha vuelto el arma mediática más poderosa del presidente Donald Trump. Y gracias a esta pluralidad también somos testigos de nuestro lado más oscuro: comentarios racistas, sexistas, machistas, xenófobos y todos los motes que nos caracterizan como seres prejuiciosos e intolerantes, se dan cita sin ton ni son dentro de Twitter.

Desde hace un tiempo Jack Dorsey, CEO de la compañía, había intentado aminorar el daño sin mucho éxito, pero por fin parece que podría haberlo lograrlo. El día de hoy Dorsey publicó un tuit que dice: “Estamos tomando un acercamiento totalmente diferente al abuso en Twitter. Lo que incluye tener un diálogo al respecto de manera más abierta y en tiempo real acerca de cada paso que damos.”

La compañía anunció en su blog oficial una nueva serie de medidas para controlar el acoso y el abuso dentro de su plataforma. En el post podemos leer que luego de un trabajo que inicio en noviembre de 2016, la semana pasada se han introducido una mejora en la presentación de los informes de tuits considerados agresivos.

Si bien desde 2015 Twitter pide el número teléfono de los usuarios para detectar más rápido a los abusadores, ahora podrá evitar que los usuarios mala leche puedan volver a la red luego de que sus cuentas han sido suspendidas, gracias a una combinación entre machine learning y sus trabajadores. La compañía no ha ahondado en el asunto por precaución pero asegura que las cuentas de trolls irán desapareciendo.

Otra medida que utilizará Twitter será mejorar las búsquedas seguras, eliminando los tuits que contengan contenidos potencialmente sensibles o de cuentas bloqueadas. Si bien este contenido será visible si lo buscas específicamente, no va a saturar los resultados de búsqueda.

Y por último, otra medida que tomará la compañía será la de identificar las respuestas potencialmente abusivas para que las conversaciones más relevantes sean las que salgan a la vista de los usuarios. Estos cambios irán cobrando forma durante las próximas semanas.

fuente Twitter

temas